EFEEstrasburgo (Francia)

La comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Dunja Mijatovic, pidió este sábado a las autoridades maltesas que "prevalezca el Estado de derecho sobre la fuerza" en el cuarto aniversario del asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia, sin que se haya juzgado a los culpables.

En una declaración fechada en La Valeta, recordó a las autoridades de Malta, de donde era originaria la periodista, que para que se haga justicia "deben poner en práctica las reformas pendientes desde hace mucho tiempo y garantizar que no se tolere la impunidad".

"Daphne Caruana Galizia era una mujer valiente y una periodista brillante. Usó sus habilidades para decirle la verdad al poder. Sirvió al bien público, creyendo en el poder del periodismo para construir una sociedad más justa", aseguró la comisaria.

Añadió que, "a su pesar", la reportera "se convirtió en el símbolo de todas las amenazas contra los periodistas cuando fue brutalmente asesinada" el 16 de octubre de 2017 con una bomba adosada en su coche. El crimen sacudió la vida política de la pequeña isla europea, donde aún no se han esclarecido los hechos.

Caruana Galizia estaba considerada como una de las periodistas más importantes de Malta por sus investigaciones sobre la corrupción y los "Papeles de Panamá".

Su muerte conmocionó a la sociedad maltesa y acabó con la carrera política del entonces popular primer ministro, Joseph Muscat.

La periodista investigaba una serie de supuestos casos de corrupción dentro del Gobierno maltés y los lazos del narcotráfico y del crimen organizado en la isla.

La comisaria de Derechos Humanos reconoció que "se han dado algunos pasos importantes para arrojar luz sobre las circunstancias del asesinato", como el informe publicado el pasado julio que "encontró a las autoridades responsables de no evitar su muerte".

Pero afirmó al mismo tiempo que "aún no se ha hecho justicia por su muerte", que las investigaciones continúan y que "los responsables no han rendido cuentas ante la Justicia".

Por ello, Mijatovic señaló que "es crucial que las autoridades maltesas identifiquen y procesen a todos los responsables".

En su declaración, aseguró que el asesinato de Caruana "representa un ataque directo a la democracia en Malta y más allá de sus fronteras" e instó a que "su memoria sea honrada haciéndole justicia a ella, a su familia y a todos los periodistas".