EFERoma

Los pasajeros españoles que se encuentran a bordo de los cruceros Costa Luminosa y Costa Pacífica, de la compañía italiana Costa Crociere, están siendo repatriados poco a poco, informó a Efe la sociedad.

En el caso del Costa Pacífica, el barco había partido el 3 de marzo de Buenos Aires y tenía previsto atracar esta semana en Santa Cruz de Tenerife, Málaga y Barcelona, pero no pudo debido a que el Gobierno español tiene prohibido el atraque en sus puertos.

Por ello, este sábado el barco llegó a la ciudad italiana de Génova, en la región italiana de Liguria, donde se empezó el lento desembarco de los pasajeros a bordo, entre ellos más de un millar de argentinos y cerca 170 españoles.

"Durante la escala en Génova (del 21 al 22 de marzo) desembarcaron 1.454 pasajeros de diferentes nacionalidades de un total de 2.359. A pesar del difícil contexto debido a las restricciones de viaje impuestas por varios países en Europa y en todo el mundo, la compañía logró organizar con éxito transferencias y aviones de forma autónoma para su regreso seguro a casa", señaló una nota.

Una primera tanda fue trasladada al aeropuerto de Milán para poder ser repatriado.

Mientras que la compañía informó que el resto de los 905 pasajeros que aún están a bordo, que incluyen 90 españoles, llegaron hoy con el crucero al puerto de Civitavecchia, elegido por su proximidad al aeropuerto internacional Leonardo da Vinci Fiumicino (Roma), donde continúan los desembarcos.

"El equipo de Costa continúa trabajando incansablemente para ofrecer a todos la solución más cómoda para regresar a casa. Mientras tanto, los pasajeros permanecerán a bordo del barco y podrán aprovechar los servicios habituales a bordo. La situación de salud a bordo es normal", añadieron.

En este crucero no se había detectado ningún caso de coronavirus.

También todos los pasajeros españoles del Costa Luminosa que se encuentra en el puerto de Savona, en Ligura, desembarcaron hoy, explicó a Efe Costa Crocciere y se procederá a facilitar su llegada a España.

La situación en el barco es difícil ya que se han detectado algunos casos de coronavirus y se ha puesto en cuarentena a cerca 80 personas, entre ellos 30 pasajeros y el resto tripulación.

Una parte de los 700 pasajeros desembarcó en Marsella durante el fin de semana, mientras que el resto, 337, lo hicieron hoy en Savona.

Mientras que se está organizando el traslado a hospitales y centros de cuarentena para los afectados.