EFEMadrid

Tras la jornada de calor sofocante que se vivió ayer sábado, con récords de máximas en mayo en muchas provincias españolas, el tiempo concede desde hoy un respiro con una bajada notable de las temperaturas que se está dejando sentir sobre todo en la mitad oeste y algo menos en la costa mediterránea.

"El sábado, 21 de mayo, se batieron numerosos récords en España de temperatura máxima y mínima más alta, pero también de rachas de viento asociadas a las tormentas que se produjeron por la tarde", aseguran desde la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Se confirmaba así el pronóstico de la Aemet de que el sábado sería la jornada más calurosa del inusual episodio de temperaturas elevadas que afecta a buena parte de la Península desde hace más de una semana y que ha marcado valores máximos tan extremos como raros en esta época del año.

Hubo tres récords de temperatura máxima absoluta y seis de mínima más alta en mayo, según indica el portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, en su cuenta de Twitter, donde señala que Valladolid, con 34,5 grados; Jaén, con 39; Lleida, con 36,3 grados, o Daroca, en la provincia de Zaragoza, con 36 grados de máxima, marcaron máximas históricas en esta época.

Además Segovia registró ayer su primera "noche tropical" en el mes de mayo, con 20,7 grados de mínima, más de un grado por encima del que hasta ahora era su valor extremo, mientras que en Ávila hubo 18,9 grados; en Salamanca 19,8; 21,5 en Cáceres; 18,2 en Cuenca y todas ellas batieron el sábado récords de mínimas absolutas en mayo.

Del Campo ha destacado el caso de Jaén que, con 25,9 grados de mínima el pasado viernes, ostenta el récord de haber tenido la primera «noche tórrida» en mayo en la España peninsular desde que hay registros.

Este domingo las temperaturas se han suavizado notablemente en la mitad oeste peninsular aunque siguen siendo altas en el área mediterránea y sobre todo en la ribera del Ebro, donde se ha activado la alarma naranja ante la previsión de alcanzar de nuevo los 40 grados.

Según la previsión de la Aemet, seguirá la calima con chubascos, nubes en Galicia y Asturias, pero por la tarde se despejará y sólo quedarán nubes de evolución en zonas de montaña con posibilidad de algún chubasco o tormenta, más probable en Pirineos.

En Baleares estará poco nuboso y en Canarias habrá intervalos nubosos en el norte de las islas pero pocas nubes en el sur.

El lunes continuarán bajando las temperaturas, de manera extraordinaria en el Cantábrico y en el nordeste, donde podrían tener hasta 10 grados menos e incluso, según la Aemet, "puede que sea un día un poquito fresco para la época", con lluvias y chubascos en el norte y en el entorno de los Pirineos.

Seguirá haciendo calor en el tercio oeste y en el tercio sur de la Península y en Baleares, con valores entre 5 y 10 grados por encima de lo habitual y más de 34 grados en el sur de Cataluña, interior de la Comunidad Valenciana y en la región de Murcia, así como en puntos del sur de Andalucía y Valle del Guadalquivir.

El martes continuarán bajando las temperaturas en toda España y volverá a ser una jornada fresca para la época, aunque todavía en Cataluña, zona centro y mitad sur aún persistirá el ambiente cálido, anticipo de la subida de los termómetros prevista a partir del miércoles 25 que comenzará por el oeste para irse extendiendo al resto de la Península y Baleares a mediados de semana.

De acuerdo con las previsiones de la Aemet, es probable que en la segunda mitad de la próxima semana y durante el fin de semana vuelva el calor y de nuevo se superen los 35 grados, sobre todo en la mitad sur.

Los modelos de predicción meteorológica apuntan a que esta situación de altas temperaturas para la época podría persistir con altibajos durante la primera quincena de junio y también consideran probable que las precipitaciones sean escasas en nuestro país hasta esa fecha.