EFEValladolid/Segovia

El brote de coronavirus declarado en Valladolid y que afecta a 20 personas, casi todas asintomáticas, está controlado, mientras que el estudio epidemiológico realizado se extiende a una empresa de procesado de hortalizas de Chatún (Segovia) después de que siete de sus trabajadores, que viven en Valladolid pero trabajan allí, hayan dado positivo.

Fuentes de la Consejería de Sanidad de Castilla y León han explicado a Efe que el brote está controlado y no existe ninguna novedad al respecto.

Por otra parte, según ha informado a Efe el alcalde de Chatún, Salvador Muñoz, se han realizado pruebas a nueve trabajadores de la empresa, todos de nacionalidad marroquí y de unos cuarenta años, menos uno de sesenta, que llevaban más de un año como parte de la plantilla y compartían tres coches para ir a trabajar cada día durante una hora.

De los tests realizados, siete han dado positivo, de los cuales sólo uno había presentado síntomas. Del resto, uno ha dado negativo y otro está a la espera de los resultados.

Todo comenzó a inicios de la semana pasada, cuando uno de estos empleados comenzó a tener síntomas como malestar y fiebre, por lo que acudió al hospital, le hicieron las pruebas y dio positivo.

Como parte del protocolo de control de la propagación del virus, las autoridades sanitarias estudiaron la red de contactos de este afectado, quien informó de que él y ocho compañeros más compartían tres vehículos para ir a trabajar todos los días hasta Chatún, localidad segoviana situada a unos 70 kilómetros.

Según ha precisado el regidor del municipio, las autoridades sanitarias valoraron que, al haber compartido un espacio cerrado sin distancias de seguridad por más de 15 minutos, estos debían hacerse las pruebas, que arrojaron unos resultados de seis positivos más, un negativo y otro que aún se mantiene a la espera de resultados.

El siguiente paso por parte de las autoridades sanitarias ha sido estudiar las condiciones de trabajo en la empresa en cuestión y contactar con el resto de los 40 empleados que forman parte de la plantilla para conocer si había habido más personas con síntomas, lo que no había ocurrido.

No se ha determinado, sin embargo, realizar pruebas a todos los trabajadores, ya que se comprobó que todos ellos mantenían las distancias de seguridad recomendadas en su entorno laboral, e incluso superiores, entre tres y cuatro metros.

Según ha sabido el alcalde del municipio tras visitar las instalaciones y hablar con la dirección de la compañía, esta sí está en conversaciones con su aseguradora para realizar pruebas a todos los empleados.