EFEMadrid

La huelga indefinida de médicos de familia y pediatras madrileños ha empezado este miércoles con un 90% de seguimiento según los convocantes, y un 5,4% según la Comunidad de Madrid, y con una protesta ante la Consejería de Hacienda a la que el sindicato de médicos señala como "culpable" de que la Atención Primaria "se esté muriendo".

Pese a los servicios mínimos del 70%, "abusivos e impuestos unilateralmente por la Consejería de Sanidad, el apoyo a la huelga ha sido mayoritario. El seguimiento entre los médicos que han podido secundarla (un tercio del total) supera el 90%", según el sindicato AMYTS, mientras que la Consejería rebaja la cifra al 5,4% en el primer día de paro.

"La Consejería de Sanidad y la Consejería de Hacienda, liderada por Javier Fernández-Lasquetty, no han hecho nada para proteger a los profesionales y a los pacientes”, ha denunciado la doctora María Justicia, presidenta de Atención Primaria de Amyts, en la concentración.

"No podemos más. La Comunidad de Madrid no cubre las plazas de médicos y pediatras de Atención Primaria. Y Lasquetty no autoriza ni el más mínimo euro para salvar la Atención Primaria que es de todos”, ha asegurado.

"Hay un déficit estructural de más de 600 médicos de familia y 200 pediatras" en los centros de salud. Solo 29 médicos de familia han sido contratados en un año de pandemia, desde febrero del año pasado, y el balance de pediatras es de tres menos que hace un año", añade.

En total, hay "más de 650 plazas de médicos de familia sin suplencia en la Atención Primaria madrileña. En 130 centros de salud no se sustituye ni la mitad de las bajas", y los que están trabajando atienden hasta "ochenta personas al día" con un tiempo de "tres minutos por paciente", algo que consideran "inhumano", según un participante en la concentración.

Ello genera "un estrés tan grande que casi la mitad de los médicos ha tomado psicofármacos, de forma puntual o frecuente", según una encuesta de Amyts.

"Pedimos a la presidenta Ayuso que evite la muerte de la Atención Primaria y ponga en marcha ya el Plan Integral de Atención Primaria anunciado en septiembre. Seis meses después no han hecho nada", según la portavoz.

De los 444 MIR que terminaron la especialidad, solo 44 se quedaron porque la Comunidad de Madrid "les ofrece contratos precarios, frente a los dos años que ofrecen otras comunidades autónomas. Por eso huyen de Madrid", añadió.

Para Amyts, hay "un denominador común: la Consejería de Hacienda y su consejero Javier Fernández-Lasquetty", por lo que hoy escenificaron la protesta frente a esta sede con una veintena de maniquíes ataviados con batas blancas.

Cada uno llevaba un cartel en que se podían leer frases como: "Soy adjunto de primer año y estoy precario"; "Me he ido a Urgencias hospitalarias"; "Estoy en Suecia"; "Me he ido a Castilla La Mancha"; "Estoy de baja sin cubrir", entre otras.