EFEBarcelona

El Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) ha desarrollado el primer modelo de calidad de aire creado en España, que se incorporará al Servicio de Vigilancia de la Atmósfera Copernicus, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea.

Según ha informado el BSC en un comunicado, el nuevo modelo español es uno de los modelos atmosféricos de calidad de aire más avanzados de Europa y se llama 'MONARCH', acrónimo de Multiscale Online Non-hydrostatic AtmospheRe CHemistry.

La investigación la ha llevado a cabo el departamento de Ciencias de la Tierra del Barcelona Computing Center y proporcionará información tanto a las autoridades como a los ciudadanos europeos con previsiones diarias sobre la concentración de contaminantes atmosféricos.

Según el BSC, la inclusión de esta novedad en las previsiones europeas de calidad del aire de Copernicus "será fundamental para la gestión de la contaminación atmosférica", considerada como el mayor riesgo medioambiental para la salud y una de las principales causas de muerte prematura y la enfermedad.

Según datos de la Agencia Europea del Medio Ambiente, solo en 2019 la mala calidad del aire causó 364.200 muertes prematuras en la Unión Europea: 307.000 por exposición a partículas inferiores a 2,5 micras de diámetro (PM2,5), 40.400 por exposición a dióxido de nitrógeno y 16.800 por exposición a ozono troposférico.

"La incorporación del modelo MONARCH en las previsiones europeas de calidad del aire de CAMS (Copernicus Atmosphere Monitoring Service) es un hito destacado y otro éxito de la investigación hecha en el departamento de Ciencias de la Tierra del BSC", ha destacado el investigador Oriol Jorba, colíder del grupo de Composición Atmosférica del BSC.

El proyecto computacional se inició en 2008 con el objetivo de avanzar en el conocimiento de los procesos fisicoquímicos de la atmósfera y aglutinar todos los factores que intervienen en las condiciones del aire, como la meteorología y los principales focos emisores de contaminantes.

Más tarde, en 2014, el BSC estableció el sistema como el modelo operativo del Centro Meteorológico Regional Especializado para la Previsión de Arena y Polvo Atmosférico de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), proporcionando previsiones de intrusiones de polvo en el norte de África, Oriente Medio y Europa.

Durante los últimos años, MONARCH ha sido mejorado para poder cumplir los requisitos del servicio de producción de CAMS que incluye el perfeccionamiento de los procesos químicos, la asimilación de datos de especies reactivas y las actualizaciones periódicas de los flujos de emisión, entre otros.

El sistema CAMS proporciona de forma continua información de calidad contrastada sobre los principales contaminantes atmosféricos regulados por la UE y de interés para la salud: ozono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre, partículas finas PM2,5 y PM10, y cinco tipos de polen alergénicos.

Para ello, combina datos obtenidos de satélites medioambientales y de bases terrestres con modelos computacionales que simulan la evolución de la atmósfera para generar estimaciones de variables como concentración de ozono y presencia de partículas finas que permiten realizar previsiones de la calidad del aire para los próximos días.

"Los miembros de los grupos de Composición Atmosférica y Ciencias Computacionales de la Tierra han dedicado un gran esfuerzo para demostrar el valor añadido de incluir MONARCH en un sistema operativo multimodelo único en el mundo formado por los modelos de química atmosférica más avanzados de Europa", ha concluido Jorba.