EFESeúl

Corea del Norte ha endurecido sus medidas para prevenir contagios en Pionyang de la covid-19, incluido el cierre de instalaciones públicas, restaurantes y la restricción de movimientos de la población, aunque asegura no haber registrado ninguno todavía.

"Los esfuerzos preventivos para bloquear la entrada del despiadado virus en Pionyang se han llevado a cabo de manera más proactiva", aseguró este miércoles la televisión estatal norcoreana.

Todos los que entren en la capital norcoreana a través de la región de Mankyongdae, al oeste de Pionyang, deben tomarse la temperatura y los productos en almacenes deben ser desinfectados, según detalles de los que se hizo eco la agencia de noticias Yonhap.

Los médicos de la zona sur de la metrópolis tiene orden de controlar diariamente si la población local tiene fiebre o síntomas respiratorios asociados a la covid y las instalaciones de suministro de agua del distrito de Moranbong han sido esterilizadas.

Los medios estatales norcoreanos señalaron hoy que Pionyang está en el nivel de alerta más alto por el virus, lo que llevó al cierre de instalaciones públicas, restaurantes y baños públicos y a imponer restricciones de movilidad a la población, sin dar más detalles.

Corea del Norte asegura estar libre del virus, pero ha adoptado medidas para prevenir brotes en su territorio, incluido un férreo cierre fronterizo implementado a principios de año.

Pese a no haber notificado positivos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala en sus informes que actualmente hay unas 700 personas que permanecen en cuarentena por potencial infección.

Los servicios de inteligencia surcoreanos ya informaron la semana pasada de que Pionyang había impuesto recientemente un bloqueo para evitar la entrada del virus en el contexto actual del resurgimiento de los contagios a nivel global.

También señalaron que las prolongadas restricciones al movimiento de personas y mercancías que Corea del Norte viene implementando desde hace meses han agravado los problemas económicos del país.