Las autoridades surcoreanas pidieron hoy a los ciudadanos que minimicen sus interacciones sociales para detener la tercera ola de contagios de COVID-19 que afronta el país, el mismo día en que entraron en vigor nuevas restricciones en Seúl para frenar al virus.

"Para romper la cadena de contagios y prevenir la pandemia a nivel nacional, la gente debería minimizar el contacto con otros en su vida diaria" dijo hoy en rueda de prensa el viceministro segundo de Salud, Kang Do-tae.

Durante el acto, se explicó que el 60 % de los nuevos casos que se están detectando se originan en reuniones de familiares y amigos, lo que está complicando las tareas para detener la propagación del virus.

Kang, en declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap, también afirmó que "las infecciones de menores de 40 años también se han incrementado, ya que muchos de ellos no muestran síntomas severos y siguen realizando muchas actividades diarias, lo que complica la lucha contra el virus, ya de por sí perjudicada por el frío".

Debido a que los ciudadanos pasan más tiempo en interiores por la caída de las temperaturas los casos en el país asiático se han incrementado en el último mes.

Hoy mismo, Corea del Sur reportó 349 nuevos contagios de COVID-19, 320 de ellos domésticos, de los cuales 217 corresponden a la región capitalina, zona más poblada del país que viene concentrando la mayoría de contagios y que hoy mismo entró en el nivel 2 de restricciones para favorecer el distanciamiento social.

El nivel 2 (tercer escalón de un total de 5) prohíbe las reuniones de más de 100 personas, prohíbe operar a los locales de ocio nocturno y obliga a los restaurantes a dejar de atender clientes en el local a partir de las 21.00, admitiendo solo pedidos para llevar o reparto a domicilio.

A su vez, los cafés solo pueden atender pedidos para llevar y los estadios deportivos solo admiten al 10 % del aforo.

Las autoridades adelantaron la activación de restricciones de cara a blindar la celebración del examen de selectividad el próximo 3 de diciembre.

Casi medio millón de estudiantes realizarán este año la prueba académica, considerada una prioridad nacional.

El país asiático, que en ningún momento ha impuesto confinamientos ni cerrado fronteras, es uno de los que mejor ha gestionado la pandemia.

A día de hoy suma 31.353 infecciones (el 14,2 % importados) y 510 fallecidos, lo que depara una tasa de mortalidad del 1,62 %.