EFESan Javier (Murcia)

Decenas de voluntarios convocados por 14 organizaciones sociales, vecinales y ecologistas de la Región de Murcia han protestado este domingo, Día Mundial del Medio Ambiente, en varias playas del Mar Menor por la degradación ambiental de la laguna y exigiendo la "urgente" puesta en marcha de soluciones "eficaces y en origen".

Los voluntarios que participan en la protesta se han distribuido por diferentes playas de La Manga, Playa Honda, Los Alcázares, Los Urrutias, Santiago de la Ribera y playa de los Alemanes, realizando una recogida "simbólica" de biomasa generada por la eutrofización del agua y leyendo un manifiesto reivindicativo en el que han denunciado el "estado crítico" de este espacio.

Silvia Velázquez, portavoz de la Iniciativa Legislativa Popular tramitada en el Congreso para dar personalidad jurídica a la laguna, ha lamentado que este año "no hay nada que celebrar" con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, puesto que "vamos a peor" en el caso del Mar Menor.

A escasos metros de la tercera y última aparición de fauna marina muerta por anoxia, ocurrida el pasado 18 de mayo, Velázquez ha reprochado al Gobierno regional y a alcaldes de municipios ribereños, como el de San Javier, que no "escuchen" a los vecinos, puesto que "no solo no están tomando" ninguna medida para evitar la entrada de nitratos y otros nutrientes a la laguna, sino que "siguen añadiendo agresiones".

Así, la portavoz de la protesta ha apuntado que el Ejecutivo autonómico ha dragado los fondos en la zona de las Encañizadas, una práctica denunciada por peligrosa para el medioambiente por el Instituto Español de Oceanografía y que, según Velázquez, generan bolsas de falta de oxígenos en varios sectores del Mar Menor que podrían estar relacionadas con los últimos episodios de mortandad de peces.

Además, ha censurado al alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, por autorizar la construcción de dos nuevas promociones urbanísticas al norte de La Manga del Mar Menor, una de las pocas áreas de este brazo que tiene espacios sin urbanizar y que está lindando con el parque regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, a pesar de que hay vigente una moratoria urbanística.

Velázquez ha afirmado que los vecinos están "muy preocupados" y "muy enfadados" por la política de las administraciones autonómica, que no cumple con su competencia para atajar la llegada de nitratos agrícolas a la laguna, y de la local, por la deficiente red de saneamiento, que permite la entrada de vertidos urbanos al Mar Menor.

La portavoz vecinal ha augurado que la degradación ambiental de la laguna "va a ir a peor" este verano, por lo que han lanzado un mensaje a las administraciones para que "escuchen" a la sociedad y cumplan la legislación.

Finalmente, Velázquez ha aclarado que la acción de retirada de biomasa ha sido "simbólica" y que no están animando a la población a recoger ova ni hacer limpieza, puesto que el ecosistema es "delicado" y está en un estado "muy frágil". "No hay recogerla por libre y sin supervisión porque eso podría hacer daño al medioambiente", ha concluido.