EFESídney (Australia)

El gobierno del estado de Nueva Gales del Sur, la región más afectada por los incendios forestales que arrasan el este de Australia, declaró este lunes el estado de emergencia ante la previsión de que las condiciones meteorológicas empeoren los fuegos, por los que han muerto tres personas.

La primera ministra del gobierno regional, Gladys Berejilkian, atribuyó la medida a la necesidad de garantizar la seguridad de la población ante unas llamas que han calcinado más de 150 casas.