EFEMadrid

Una de las organizaciones de narcotraficantes más activas de Europa ha sido desarticulada en una operación conjunta de la Policía Nacional, la Oficina Antinarcóticos (OFAST) francesa y la Policía de Holanda, coordinados por Europol, en la que han sido detenidas cinco personas en España, entre ellas dos miembros de la Mocro Maffia, uno de ellos considerado por las autoridades suecas como el criminal más destacado de su país.

Los investigadores centraron sus pesquisas en un importante narcotraficante colombiano que lleva más de una década introduciendo droga en España y que posee una amplia red de contactos, ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

La organización había establecido una estructura criminal en España, Francia y Colombia

Gracias a su experiencia en el mundo del narcotráfico, había conseguido construir una estructura en España para introducir en Europa, a través de España, "las ingentes cantidades de cocaína" que le reclamaban sus clientes.

Las indagaciones indicaban que estaba organizando un trasvase de cocaína en aguas próximas a Venezuela, para posteriormente trasladar la sustancia estupefaciente a Europa.

El cargamento, de más de tres toneladas de droga, fue trasladado en un velero rumbo a España, concretamente a la costa onubense, donde dos destacados narcos se encargarían de coordinar las tareas de descarga, almacenamiento y posterior transporte del estupefaciente importado desde Venezuela.

Una vez que la droga estuvo en tierra, se produjo una intervención policial en una primera fase de la operación el pasado año, en la que se intervinieron parte de los 3.228 kilogramos de cocaína transportados hasta España.

En concreto, se localizaron 1.623 kilos de cocaína ocultos en una "caleta" de un garaje situado en pleno centro de la capital onubense y, en esta primera fase, fueron detenidos dos de los investigados, encargados de la custodia de la sustancia estupefaciente.

En este punto de la investigación, los agentes intensificaron la actividad operativa sobre otros objetivos que estarían distribuyendo entre sus clientes el resto de la cocaína importada y uno de los investigados resultó ser un sujeto considerado por las autoridades suecas como el criminal más activo en los últimos años.

En Barcelona, tuvo lugar una nueva reunión tuvo lugar entre varios narcotraficantes para la planificación de una operación de transporte de estupefaciente, una reunión a la que siguieron otros contactos con sus clientes así como son los transportistas venezolanos.

Una vez que se obtuvieron todos los indicios suficientes y pruebas sobre los investigados, se puso en marcha una segunda fase de la operación, el pasado 30 de junio, en la que los agentes consiguieron detener a los presuntos responsables de organización criminal que operaba en España, uno de ellos localizado en Ibiza -donde se encontraba de vacaciones- y otro en la prisión en la que actualmente se encuentra cumpliendo condena por otros hechos.

Asimismo, fueron registrados dos domicilios, en los que se encontraron un arma corta del calibre 7.65 con el número de serie borrado, dinero, anotaciones, terminales telefónicos y dispositivos informáticos.