EFEZamora

La Guardia Civil ha desarticulado en Zamora una red dedicada a la trata de seres humanos con fines de explotación laboral en fincas agrícolas, ha detenido seis integrantes de la organización y ha liberado a una veintena de víctimas de la red, dentro de la denominada operación Isla azul.

La red había creado una sociedad a través de la cual contrataba sus servicios con empresarios agrícolas y que había facturado hasta el momento más de 120.000 euros al facilitar la mano de obra, según ha informado este sábado la Guardia Civil de Zamora en un comunicado.

La investigación se inició hace diez meses cuando los agentes detectaron la presencia de trabajadores extranjeros en distintas explotaciones agrícolas, con indicios de que podían sufrir trata de seres humanos.

Al analizar la documentación de sus empleos se comprobó que todos ellos estaban relacionados con una sociedad que intermediaba y contrataba los servicios de los trabajadores con las diferentes explotaciones agrícolas.

La investigación determinó que esa sociedad controlaba a un grupo de trabajadores a los que no había dado de alta en la Seguridad Social ni pagaba por su labor.

Argumentaba para ello ante los empleados que ese salario se destinaba a saldar la deuda que habían contraído por su traslado a España, así como la manutención y el alojamiento.

Además, eran obligados a trabajar también en las viviendas de sus explotadores.

La organización facturaba y cobraba los trabajos que desempeñaban las víctimas como empresa de servicios especializados en labores agrícolas, lo que le reportó unos ingresos superiores a los 120.000 euros.

Durante la operación han sido registrados dos domicilios con autorización judicial y han sido detenidas las seis personas que se consideran integrantes de la red como presuntos autores de delito de trata de seres humanos.

En la operación Isla Azul han intervenido agentes de la Policía Judicial y del Equipo Roca de la Guardia Civil en Zamora, en colaboración con la Inspección de Trabajo, mientras que Cruz Roja y Cáritas se han encargado de la protección de las veinte víctimas.

La operación se encarga dentro de las 405 inspecciones preventivas desarrolladas a nivel nacional por la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo a lo largo de este año en lugares donde podrían existir víctimas de explotación laboral o sexual o de trata de seres humanos.

De forma específica, la Guardia Civil ha desarrollado este año treinta y dos operaciones contra la trata y explotación de seres humanos que han permitido detener a 68 personas y liberar a 135 víctimas. EFE

1010037

aff/rjh/jdm