EFEValencia

Agentes de la Guardia Civil han desmantelado un laboratorio clandestino en Serra (Valencia) en el que se separaba cocaína que llegaba mezclada con carbón, en una operación en la que se han incautado de más de 130 kilos de cocaína y se ha detenido a doce personas.

Se trata del laboratorio de extracción secundaria de cocaína desarticulado en España más completo de los últimos años por su infraestructura y su capacidad de producción, de 300 kilos de cocaína al mes, según el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, que ha explicado que la droga llegaba mezclada con carbón y su valor en el mercado alcanzaría a los cinco millones de euros.

Moragues, junto al general jefe de la zona de Valencia, Fernando Santafe, y el coronel jefe de la Comandancia de Valencia, Amador Escalada, ha informado del resultado de la operación "Epimeteo" desarrollada por el Equipo de Delincuencia Organizada Antidroga (EDOA) de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Valencia.

Las investigaciones se iniciaron en diciembre de 2015, al detectar la posible existencia de un laboratorio ilegal de cocaína en una nave agrícola situada en Serra, y concluyeron entre los días 25 y 27 de febrero.

Los detenidos utilizaban la nave, situada al lado de la casa donde residían algunos de ellos, como laboratorio de extracción secundaria, en el que separaba la droga de otros materiales con los que previamente se había mezclado la sustancia estupefaciente.

Este laboratorio se dividía en varias estancias en las que se desarrollaban los distintos procesos de separación, secado, adulteración de la cocaína y otras habitaciones de almacenaje. En el momento del registro se encontraban todas las estancias en uso.

Santafé ha explicado que la cocaína llegaba a España mezclada con carbón (que hace más complicada su detección) y, en el laboratorio, sufría un proceso de mezclado con disolventes, un filtrado con otros elementos químicos, y un proceso de alambicado y mezcla con ácido clorhídrico.

A partir de ahí, se conseguía una cocaína base (clorhidrato de cocaína) que se compactaba y a la que por decantación se le quitaban los líquidos sobrantes. Luego se secaba, moldeaba y estaba lista para su distribución y venta.

El general jefe ha señalado no son habituales estos laboratorios, que requieren medios más sofisticados, porque la droga suele llegar adulterada y "se desadultera", lo que significa que de "alguna manera, lo que hacen en Colombia, lo están haciendo aquí".

Los doce detenidos (ocho hombres y cuatro mujeres) tienen edades comprendidas entre los 19 y 52 años y nacionalidades española y colombiana, y han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción número 6 de Llíria, que ha ordenado el ingreso en prisión de nueve de ellos.

Los detenidos están acusados de los delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales, pertenencia a organización criminal, tenencia ilícita de armas y blanqueo de capitales.

Durante los registros domiciliarios realizados en diversas localidades valencianas se han intervenido 230.000 euros y nueve vehículos, algunos de alta gama, y una motocicleta.

La operación sigue abierta, por lo que no se descartan nuevos registros y detenciones.