EFEMadrid

La ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, ha destacado hoy la aportación que han hecho los científicos, anticipándose a los escenarios que se iban a producir en La Palma, y ha asegurado que sus conocimientos y predicciones han sido determinantes para atender de una forma adecuada la emergencia.

"Sin la ciencia, sin el conocimiento, sin nuestros científicos, sin el trabajo de tantísimos años de investigación de la geología de nuestro país, no habríamos podido atender de manera adecuada esta emergencia", ha aseverado.

Morant ha hecho estas reflexiones tras visitar, junto con la secretaria general de Investigación, Raquel Yotti, el Instituto Geológico y Minero de España del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IGME-CSIC), y de reunirse con su directora, la geóloga Ana María Alonso, para analizar la situación en La Palma.

Morant, Yotti y Alonso han repasado el dispositivo científico que se ha organizado en torno a la erupción del volcán en La Palma y que ha permitido monitorizar la situación en la isla y adelantarse a los sucesos que se han ido sucediendo.

En declaraciones a los medios tras la reunión, la ministra ha valorado el esfuerzo que el Instituto está realizando, en coordinación con otros centros de investigación, universidades e institutos ante la emergencia que se había declarado en Canarias, y en concreto en la previsión y anticipación de los diferentes escenarios que se podían registrar en el caso de que se registrara, como ocurrió ayer, una erupción volcánica.

El Instituto Geológico desplegó en la zona una unidad de respuesta a la emergencia geológica, ha destacado la ministra, quien ha valorado la ciencia básica y el conocimiento que se habían acumulado "mientras el volcán estaba dormido" y que han permitido avanzar y adelantar lo que iba a ocurrir y dónde.

"Había varios escenarios posibles, y uno de ellos se ha cumplido", ha dicho la ministra a los periodistas, y ha incidido en lo importante que era también calcular los desprendimientos que se podían producir en las "llaneras" de la isla y todas las afecciones a las infraestructuras de la isla.

La titular de Ciencia ha subrayado que tras la erupción y después de confirmarse las predicciones que habían hecho los científicos, "la gran noticia ha sido la grandísima coordinación" que se ha producido entre todas las administraciones, y que los equipos de emergencia, tras salvaguardar la vida de las personas, estén ya trabajando "con tranquilidad y dentro de los escenarios que se habían calculado".

Las preguntas a las que tratan de responder los científicos se centraban, ha observado, en señalar hacia dónde irían las coladas de lava, la evolución en tiempo (ahora la lava avanza a unos 700 metros por hora) y en cómo afectará a la biodiversidad terrestre y marina.

En ese sentido, la ministra ha avanzado que el Instituto Español de Oceanografía ha enviado ya a la zona uno de sus buques para investigar esas afecciones en el medio marino, y que la Unión Europa ha activado el sistema Copernicus para analizar con sus satélites la deformación de la superficie y comprobar si puede haber nuevas fisuras.

"Todos los esfuerzos están puestos en salvaguardar la vida de las personas y en dar una respuesta a la post-emergencia", ha manifestado, tras poner de relieve que un fenómeno de estas características "se lleva por delante los sueños de muchas personas", por lo que ha reiterado el compromiso del Gobierno para reparar los daños materiales cuando sea posible.

Diana Morant ha valorado el despliegue de todos las unidades de emergencia y fuerzas de seguridad, pero ha sumado la importancia del "despliegue científico" para predecir los acontecimientos y dar una respuesta a la crisis. "Todas las decisiones técnicas y políticas se han tomado a partir de la evidencia científica", ha dicho.

Y entre esas evidencias no está todavía la de saber cuánto va a durar la erupción, ha observado la ministra, y ha señalado que esa duda se responderá a lo largo de los próximos días cuando se analicen la lava y los gases y se pueda determinar con exactitud "cómo de vivo está el volcán".