EFEBarcelona

La Audiencia de Barcelona ha acordado que permanezcan en libertad provisional dos de los hombres condenados por la violación triple de una joven en Molins de Rei (Barcelona) en 2018, mientras el tercero sigue en búsqueda y captura tras no comparecer ante el tribunal.

Según han informado fuentes jurídicas este miércoles, a la espera de que la sentencia sea firme, la Sección sexta de la Audiencia ha ordenado a los dos condenados comparecer en el juzgado tres días a la semana y les ha retirado el pasaporte para impedirles salir de España.

El tribunal razona en su resolución que la sentencia, por la que los tres violadores de Molins fueron condenados a veinte años de cárcel cada uno, no es todavía firme y que la prisión provisional no se puede sustentar exclusivamente en la gravedad de los delitos que se les atribuyen.

Además, recuerda que, a diferencia del tercer violador que está huido, no consta que esos dos condenados hayan intentado eludir la acción de la justicia y han permanecido siempre a disposición del tribunal pese a las elevadas penas de cárcel a que se enfrentaban.

También han tenido en cuenta los jueces que los procesados han acreditado documentalmente su arraigo personal, dado que cuentan con familia y con trabajo estable.

La Audiencia de Barcelona ha tomado esta decisión una semana después de convocar a los tres condenados a una vista, a petición de la Fiscalía y la acusación particular ejercida por la víctima, para que se acordara el encarcelamiento de los violadores -que nunca han estado en prisión preventiva por estos hechos- a la espera de que se resuelvan los recursos contra la sentencia.

A la vista, sin embargo, no acudió uno de los tres condenados, sin que su abogado supiera su paradero, por lo que el tribunal ordenó su detención e ingreso en prisión preventiva.

Los tres procesados por la violación múltiple de Molins fueron condenados el pasado 13 de diciembre por la Audiencia de Barcelona por tres delitos de agresión sexual, uno como autores y otros dos como cooperadores necesarios.

La agresión sexual sucedió sobre las 06:30 horas del 19 de mayo de 2018 a la salida de una discoteca de Molins de Rei, cuando los procesados convencieron a una chica, que habían conocido dentro del local, para que se marchara con ellos.

La víctima, que había ingerido alcohol y sustancias estupefacientes y sufría un "grave deterioro de sus funciones intelectivas y físicas" se subió al vehículo, que los acusados condujeron hasta un descampado del vecino municipio de Sant Boi de Llobregat (Barcelona).

Una vez allí, la desnudaron, realizaron tocamientos y la violaron por turnos al tiempo que la agredían y vejaban mientras ella "gritaba e intentaba zafarse de los procesados", según mantiene la sentencia.

Ninguno de los tres violadores ya condenados ha estado en prisión preventiva por estos hechos: tras su detención, en junio de 2018, el titular del juzgado de instrucción número 1 de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) acordó dejarlos en libertad provisional, a instancias de la Fiscalía, con retirada del pasaporte, comparecencias periódicas en el juzgado y orden de alejamiento de la víctima.