EFEToledo

La Guardia Civil ha detenido a dos personas por el asalto que ha sufrido la pasada noche el puesto del instituto armado de Villafranca de los Caballeros (Toledo), del que los asaltantes han sustraído tres armas, una caja fuerte, uniformes y otro enseres.

Según ha informado en una nota de prensa la Comandancia de Toledo, los detenidos accedieron mediante la fuerza al interior del acuartelamiento, aprovechando el horario de cierre, en el que forzaron varias taquillas y se llevaron una caja fuerte, dos armas oficiales y un arma particular, uniformes de la Guardia Civil y enseres que estaban en la casa cuartel.

Tras la comisión del robo, las gestiones realizadas por agentes de varias unidades de la Guardia Civil de Toledo localizaron a los presuntos autores en Camuñas (Toledo), en donde se han hecho dos registros domiciliarios en los que se han encontrado los efectos sustraídos en el acuartelamiento de Villafranca de los Caballeros, así como otros objetos procedentes de robos cometidos en la zona, por lo que se ha procedido a detener a los sospechosos.

Los dos arrestados, dos hombres de nacionalidad española que cuentan con numerosos antecedentes, están siendo investigados como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en las cosas, al tiempo que los hechos se han puesto en conocimiento del juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Orgaz (Toledo).

Por su parte, fuentes de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) han explicado a Efe que el asalto se ha llevado a cabo por individuos que sabían que en el puesto de la Villafranca de los Caballeros no había nadie en ese momento, porque la patrulla de guardia los había identificado esta misma noche, en el marco de la vigilancia del cumplimiento de las restricciones establecidas por la pandemia de covid-19.

Estas mismas fuentes, han apuntado que los autores del robo podrían haberse hecho con al menos dos pistolas, así como con distintos uniformes y con otros enseres en el puesto de Villafranca de los Caballeros, y que su detención ha sido facilitada por el hecho de que hubieran sido identificados durante la noche por la vigilancia de las medidas restricitivas.

En una nota de prensa, la AEGC ha lamentado que este asalto confirme las advertencias que viene haciendo la asociación de que puestos como el de Villafranca de los Caballeros, "con escaso personal y sin medidas de protección, son un 'pastel' para los delincuentes, que saben que no encontraran ninguna resistencia, porque en muchos de ellos ni siquiera viven ya los agentes y por tanto permanecen más horas sin vigilancia que con ella".

Asimismo, ha apuntado que no es la primera vez que ocurre un suceso de este tipo, ya que "la AEGC ya denunció la quema de coches oficiales en Córdoba o el pinchazo de ruedas en Alicante".

Según esta asociación "lo ocurrido en Villafranca de los Caballeros es un nuevo aviso al Ministerio del Interior para que tome de una vez medidas que eviten estos asaltos, porque en esta ocasión, como en otras, han sido delincuentes comunes pero ¿qué hubiera ocurrido si hubieran sido terroristas?", se ha preguntado la AEGC.

"¿Y si hubieran vivido familias, como ya pasó en el puesto de Galapagar en Madrid?, ha añadido la AEGC, que ha lamentado que "una vez mas, la dejadez que muestran los responsables de poner solución deja a los guardias civiles en manos del destino o de la suerte y esperando que cuando se repita no sean ellos los afectados".