EFEAlgeciras (Cádiz)

Dos vecinos de La Línea de la Concepción (Cádiz), de 51 y 19 años, han fallecido este lunes tras naufragar la embarcación en la que navegaban por el estrecho de Gibraltar, supuestamente después de llevar combustible a una narcolancha, han indicado a Efe fuentes policiales.

El suceso ha tenido lugar en torno a las 13.50 horas. Agentes de la Policía Nacional vieron cómo dos personas intentaban mantenerse a flote nadando junto a una embarcación rígida a la deriva en las proximidades del puerto de la Atunara.

La Policía dio aviso a los servicios de emergencias y a las embarcaciones particulares y de pescadores que se hallaban en la zona.

Una embarcación con tres tripulantes salió de la playa Tonelero de La Línea, próxima al puerto, se aproximó a los dos cuerpos y los subió a su embarcación.

Agentes del Servicio Marítimo de la Guardia Civil se acercaron a esta embarcación, vieron que los dos hombres estaban en estado inconsciente y trataron de hacer unas primeras maniobras de asistencia.

Después les trasladaron aún con vida al puerto de La Atunara, donde los facultativos de una ambulancia del 061 les practicaron maniobras de reanimación durante más de media hora sin éxito.

Mientras tanto, decenas de vecinos de la Línea, entre ellos familiares y amigos de las víctimas, se han concentrado en el puerto alertados por el suceso y han comenzado a increpar, arrojar piedras e intentar agredir a los agentes que intervenían.

Varios contenedores y otras piezas de mobiliario urbano han sido prendidos durante los incidentes.

Todo ello ha continuado mientras se llevaban a cabo las tareas de identificación de los cuerpos y las gestiones relacionadas con el levantamiento de los cadáveres.

Finalmente, la Policía Nacional ha escoltado al coche fúnebre a su salida del puerto, también increpados por decenas de personas."Le echan la culpa a los policías, en lugar de a sus jefes, a los narcotraficantes que se están haciendo millonarios a su costa, mientras ellos arriesgan su vida en el mar por cuatro perras", ha dicho a Efe un agente que trabaja en la zona.

Los investigadores creen que los dos fallecidos, al menos uno de ellos con antecedentes policiales, salieron al mar en un bote de fibra pequeño y precario para suministrar garrafas de gasolina y avituallamiento a una narcolancha que media hora después del suceso, sin detenerse a auxiliarles, introducía un alijo de hachís por el cortijo de Aguilera.

"Son botes pequeños que no valen para navegar a más de dos millas de la costa", indica la fuente, que cree que el motor de la embarcación se debió averiar o caer el mar, tras lo que los dos hombres se tiraron al agua.

La fuerza del viento de poniente que sopla hoy en la zona ha hecho que mantenerse a flote fuera más difícil que en otras circunstancias.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de esclarecer las circunstancias del naufragio de la embarcación y las causas de las muertes de sus dos ocupantes.

Mientras tanto la Guardia Civil y la Policía Nacional ha enviado refuerzos en previsión de que se produzcan más incidentes en las barriadas de La Línea de donde procedían los fallecidos.