EFEMadrid

La ministra de Educación, Pilar Alegría, ha dicho este lunes que su departamento tiene la mano siempre tendida a las familias y quiere contar con ellas para las reformas previstas, desde la "arriesgada e innovadora" carrera docente a la nueva Ley de Formación Profesional.

La ministra ha hecho estas declaraciones durante el acto de entrega de la corbata de plata de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (Ceapa) y la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (Concapa) en reconocimiento a su labor durante la pandemia.

"Esta es vuestra casa y la mano siempre está tendida; son muchos los retos en los que estamos trabajando, desde la modernización de la Formación Profesional para una educación de calidad y reducir el paro juvenil a esa innovadora y arriesgada reforma de la profesión docente o seguir aumentando los fondos para la educación que está casi llegando al 5 % (del PIB) y queremos contar con los padres y madres del país", ha subrayado la ministra.

Durante su discurso ha agradecido que las asociaciones de padres y madres se hayan "volcado" en momentos tan difíciles como los de la crisis sanitaria y ha dicho que pese a todo hay motivos para trasladar a los jóvenes "confianza y certidumbre".

"Confianza en que en momentos difíciles hay que llegar a acuerdos a través del diálogo y posiciones que nos acerquen más que nos dividan", ha señalado la ministra, quien ha agregado que la guerra en Ucrania "nos demuestra los ideales europeos de la solidaridad, la paz y la justicia son los que deben prevalecer. La educación en los hogares es la llave para seguir viviendo en paz".

Tras felicitar a la Ceapa, que agrupa a 12.000 asociaciones, y a la Concapa, que reúne a unas 3.000, por su trabajo diario durante la pandemia, la ministra ha confiado en que lo peor del coronavirus haya pasado, con sus olas y restricciones, y ha argumentado que esta red asociaciativa ha demostrado ser "una de las partes más fuertes del eslabón" que forma la comunidad educativa.

Aparte del trabajo que las familias hacen desde el punto de vista personal y de recursos, lo más importante de estas organizaciones -ha dicho- "es el ejemplo que dais a los hijos de lo que es participar activamente en la sociedad porque lo más sencillo es no salir de nuestro pequeño espacio de confort".

Ha concluido que cada día hay motivos para entender que la educación es la "verdadera palanca del cambio, el verdadero ascenso social que permite a todos los jóvenes del país", con independencia de su origen y situación socio-económica, tener una "oportunidad de progresar".

En declaraciones a EFE los presidentes de Ceapa y Concapa, Leticia Cardenal y Pedro Caballero, respectivamente, han expresado su gratitud por este reconocimiento, que han brindado a todas las familias que con su esfuerzo y dedicación han ayudado al buen funcionamiento de los centros.