EFEMadrid

El 57 % de los españoles opina que durante la pandemia han carecido de los recursos adecuados para hacer frente a problemas educativos con sus hijos durante la pandemia, según la encuesta "Pandemia, Familia y Educación".

El sondeo, elaborado por la plataforma "Educar es todo a 1.102 personas, refleja que las familias con mayores dificultades son aquellas formadas por dos hijos (47,91 %) y con pequeños de edades comprendidas entre seis y doce años.

De las personas encuestadas un 64,92 % afirma que el confinamiento y la pandemia han cambiado su visión de la labor educativa y un porcentaje aún mayor -76,47 %- valoran el trabajo de los docentes durante la pandemia.

"La pandemia nos ha servido a todos para a darnos cuenta de la importancia de la figura docente y del contacto presencial con este y los compañeros de clase", apunta uno de los encuestados.

Casi el 58 % reconoce haber echado en falta recursos para solucionar problemas educativos y un 67,74 % afirma que el mayor conflicto ha sido gestionar las emociones debido a la falta de tiempo para sus hijos durante las horas de trabajo.

El 88,83 % añade que aumentó el uso de las pantallas en sus hogares durante el confinamiento debido, entre otros motivos, al teletrabajo y a las clases "online", aunque de ese porcentaje un 47,67 % puso límites y condiciones para no abusar de los dispositivos móviles.

Sobre este último aspecto, un 86,52 % de las familias asegura que el uso de la tecnología fue sustituida por actividades como los juegos, cocinar y ver películas juntos.

Una mayoría -el 67,5 %- destaca que el teletrabajo ha tenido repercusiones negativas en la conciliación laboral, familiar y personal y se han visto obligados a "hacer malabares para llegar a todo", entre otras razones porque el trabajo en casa ha alargado la jornada laboral.

Por otro lado, seis de cada diez opina que se ha criminalizado de forma injusta a los jóvenes durante la pandemia debido a la conducta de unos pocos, pero "la gran mayoría han demostrado un comportamiento ejemplar".

"Educar es todo", apoyada por distintas empresas, es una plataforma formada por más de 60.438 padres y madres centrada en mejorar la forma de aprender de sus hijos y que está compuesta por familias y profesionales de distintos ámbitos.