EFEMadrid

El 21 % de las familias afirma que el uso de los videojuegos durante el confinamiento debido a la covid-19 generó conflictos en el hogar y la mayoría, el 65 %, piensa que el rendimiento académico no se ha visto afectado de forma negativa por esta forma de ocio.

Así lo reflejan los resultados de un sondeo realizado por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa), que destaca que en casi siete de cada diez hogares ha aumentado el tiempo que se dedica a internet por diversión desde la pandemia.

La mayoría del más de un millar de personas que han respondido a la encuesta de la Ceapa -un 85 % madres y el resto padres-, piensa que el rendimiento académico de su hijo no se ha visto afectado negativamente por el uso de los videojuegos, en total un 65 %.

Piensan que sí ha afectado al rendimiento el 18 % de las familias, mientras que un 17 % contesta que a veces.

Con respecto a si el uso de los videojuegos han creado conflictos en el ámbito familiar, el 51 % contesta negativamente, frente a un 21 % que asegura que sí y un 28 % que señala que eso ha ocurrido en ocasiones.

Por otro lado, la mayoría de las madres y padres -un 55 %- no cree que sus hijos hayan perdido el interés por otras actividades que realizaban antes por el hecho de jugar a los videojuegos, frente a un 26 % que contesta de modo afirmativo.

En general, desde el comienzo de la crisis del COVID, el 62 % de los alumnos se conectan a las redes sociales por la tarde, un 10 % por la noche y un 16 % en cualquier momento, según el sondeo.