EFEJaén

El hombre que fue agredido junto a su hija de 14 años en la terraza de un bar de Linares (Jaén) por dos policías fuera de servicio ha declarado en calidad de investigado tras una denuncia de los agentes por lesiones y atentado contra la autoridad, según ha informado a Efe su abogado.

Según el abogado de Carlos M., la víctima de la agresión, su declaración es un trámite normal cuando se producen denuncias cruzadas.

Asimismo, ha negado que haya ningún auto que lo acuse de nada, solo una declaración en su doble condición de investigado y afectado, tras la denuncia de ambos policías por lesiones y atentado contra la autoridad.

Los hechos tuvieron lugar el 12 de febrero sobre las siete de la tarde en la terraza de un bar de Linares cuando los dos policías fuera de servicio, tras un encontronazo a la salida del bar, agredieron al hombre y su hija de 14 años, mientras eran grabados por varios testigos que difundieron los vídeos a través de las redes sociales.

Ambos policías culparon, en su declaración ante el juez, a la víctima de haber comenzado la pelea, y justificaron la agresión posterior asegurando que intentaban que no se fuera del lugar para que fuera detenido por sus compañeros por atentado a la autoridad.

Uno de los dos policías, según los partes de lesiones que figuran en el atestado, apenas presentaba lesiones, mientras que el otro habría sufrido la pérdida de una pieza dentaria, contusiones en la cabeza y la cara, erosiones en rodillas, y cervicalgia y lumbalgia.

Por su parte, Carlos M. presentaba, entre otras lesiones, hematomas en la cabeza, contusiones en los pómulos y la zona frontal, fractura de los huesos propios de la nariz, erosiones en los miembros inferiores, y fractura de pared interna de la órbita izquierda con herniación parcial de grasa extraconal y tercio medio del músculo recto medial.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Linares, en funciones de guardia, ordenó en la madrugada del 13 al 14 de febrero, el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de los dos agentes por un presunto delito de lesiones agravadas por el empleo de métodos o formas peligrosas en el que medió ensañamiento.