EFEMadrid

El Ayuntamiento de Madrid ha desalojado esta madrugada y sin incidentes el centro social 'La Ingobernable', ubicado en el paseo del Prado y que era el último edificio municipal okupado en la capital tras el reciente desalojo de La Dragona, junto al cementerio de La Almudena.

El desalojo ha comenzado a las 3:20 de la madrugada y ha contado con 130 efectivos (mandos incluidos) y 42 vehículos, y con las Unidades de Apoyo a la Seguridad (UAS) y personal de diferentes Unidades de Distrito (Centro, Norte y Sur, Arganzuela, Salamanca y Chamberí).

Álvaro Briales, portavoz de 'La Ingobernable', ha denunciado a Efe que el Ayuntamiento "no ha apostado por el diálogo" ni por la "mediación" en este conflicto, y ha criticado que el desalojo se ha llevado a cabo "sin aviso".

"El PP, después de que hemos pedido diálogo desde que entrase al Ayuntamiento, se ha cerrado a cualquier diálogo en este conflicto abierto por Ana Botella", ha apuntado sobre el germen de la okupación de este inmueble, ubicado en la intersección entre la calle Gobernador y el paseo del Prado.

'La Ingobernable' comenzó a funcionar el 6 de mayo de 2017 cuando varios ciudadanos ocuparon un edificio vacío, propiedad del Consistorio, que en 2015 la entonces alcaldesa, Ana Botella (PP), había cedido a la Fundación Ambasz para demolerlo y edificar en su lugar un museo.

En 2018, el Ayuntamiento de Madrid dirigido por Manuela Carmena (Ahora Madrid) recuperó el edificio para el patrimonio municipal, para lo que tuvo que abonar 1,4 millones a la Fundación Ambasz como indemnización.

Desde el Consistorio, gobernado en la actualidad por PP y Ciudadanos, recuerdan que la recuperación del edificio fue autorizada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 16 de Madrid el 7 de octubre de 2019.

"Hoy hemos cumplido un compromiso, hay un Gobierno que pretende que el patrimonio de los madrileños sea de ellos. Cuando hablamos de 'La Ingobernable' no es un movimiento social, sino facial, han ocupado por la cara un inmueble de titularidad pública", ha dicho a los medios el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

El regidor ha agradecido la "profesionalidad y dedicación" de la Policía Municipal por una actuación "impecable y sin incidentes" para desalojar a aquellos que llevan "dos años enseñoreándose con chulería de la okupación".

"Esto demuestra nuestra tolerancia cero con la okupación ilegal, pero aparte sabemos ir de las palabras a los hechos, y todo aquel que pretenda vivir gratis a costa de los madrileños, que sepa que tarde o temprano será sacado y ese edificio volverá a los madrileños", ha aseverado Almeida, que ha hecho hincapié en el "lamentable" estado del edifico.

Para la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, queda claro "de ahora en adelante los okupas saben cuál va a ser la reacción siempre de este Gobierno": "Si okupas, vas a ser desokupado, y ese inmueble va a ser de todos los madrileños", ha dicho.

Por su parte, la delegada de Seguridad y Emergencias del Consistorio, Inmaculada Sanz, ha señalado que la Policía Municipal "va a permanecer los días que sean necesarios para asegurar que no se produzca ningún nuevo intento y para hacer un inventario de todas las pertenencias que se puedan encontrar allí".

El grupo parlamentario de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid ha censurado el desalojo "con premeditación, alevosía y nocturnidad", mientras que el consejero de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid, David Pérez, lo ha calificado de "buena noticia".

Tras el desalojo de 'La Dragona' el pasado 18 de octubre, 'La Ingobernable' se había convertido en el último edificio municipal okupado en Madrid.

Los colectivos encargados de la gestión de La Ingobernable han convocado una concentración la tarde del miércoles frente al edificio para protestar por el desalojo de un inmueble de 3.000 metros cuadrados en cuyas salas ofrecían clases de idiomas, danza, yoga, boxeo o charlas.

El movimiento de los jóvenes por el clima Fridays for Futuro ha lamentado en un comunicado quedarse sin "offficina" -con tres f-, y Ecologistas en Acción se ha adherido a la concentración porque ha sido "parte" de ese espacio que "ha fomentado la participación ciudadana" y que, proclaman en una nota, es "indesalojable".