EFEPekín

El coronavirus continúa golpeando en Hubei, foco de la epidemia, en el que aumentaron los nuevos contagios, aunque sus daños siguen menguando en el resto de China, donde se registraron tres fallecidos y solo nueve nuevos casos en las últimas 24 horas, según los datos oficiales de hoy.

El último parte de las autoridades sanitarias chinas contabiliza hasta el momento un total de 2.663 fallecidos, 77.658 contagiados y 9.100 casos graves de COVID-19 en todo el país.

Del total de casos confirmados, 47.672 siguen activos mientras que 27.323 personas han sido dadas de alta tras superar la enfermedad.

Pero Hubei, que acumula hasta ahora el 83 % de los casos y el 96% de los fallecimientos registrados, sumó hoy 499 nuevos contagios y 68 muertes, aunque el número de dados de alta sigue aumentando -2.116 pacientes curados en la última jornada- y se sitúa ya en 18.854.

En total, se han registrado hasta ahora 65.000 casos confirmados y 2.563 muertes en dicha provincia.

Las autoridades sanitarias del país reiteraron hoy que seguirán restringiendo el movimiento de personas en la capital de Hubei, Wuhan, en cuarentena desde el pasado 23 de enero.

VUELTA AL TRABAJO EN LAS REGIONES CON MENOR RIESGO

Según afirmó hoy en rueda de prensa el portavoz de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng, el Gobierno va a adoptar "enfoques específicos" para cada región del país: en aquellas con menor riesgo de nuevas infecciones la prioridad será "la prevención y la vuelta al trabajo y a la producción", mientras que las de mayor riesgo seguirán "comprometidas" con el control de la epidemia.

Estos niveles de riesgo se juzgarán a partir de los registros de los viajes, el estado de salud y el contacto con casos epidémicos de cada región, agregó el portavoz.

Por otra parte, el aumento de casos de COVID-19 en Corea del Sur, que llegan ya casi al millar, ha provocado que las autoridades de ciudades chinas como la portuaria Qingdao, en la provincia oriental de Shandong, anunciaran hoy una nueva restricción a la entrada de ciudadanos extranjeros.

"Las personas que llegan a Qingdao con sospechas de síntomas de COVID-19 deben aislarse en hospitales designados, mientras que el resto debe permanecer en sus residencias u hoteles durante 14 días", según la directriz, recogida por la agencia estatal Xinhua.

CASTIGOS MAS DUROS A QUIENES PROPAGUEN EL VIRUS

Además, la Fiscalía china informó hoy que impondrá "castigos más duros" a pacientes de COVID-19 y a portadores del patógeno "que propaguen intencionalmente el virus, se nieguen a hacer cuarentena, se escapen de la misma o usen el transporte público".

"Los pacientes sospechosos serán castigados si propagan el virus", asegura en un comunicado el órgano, que también considerará delito "la violencia contra trabajadores comunitarios urbanos y rurales organizados por el Gobierno para trabajar en la prevención y el control de la epidemia".

Entretanto, en Pekín las autoridades continúan allanando el camino para facilitar la vuelta de los trabajadores migrantes con medidas como desinfectar el suburbano cada hora, desde vagones y trenes hasta máquinas dispensadoras de billetes, tornos, ascensores, baños y oficinas.

Quien quiera montarse en el metro deberá usar mascarilla y mantener una prudencial distancia de seguridad con otros pasajeros, según la directiva.

Efe constató hoy en un recorrido por Pekín que todo sigue prácticamente cerrado, desde comercios a oficinas, aunque hay más movimiento de coches en la ciudad.

La cadena estatal CCTV aseguró que "las actividades comerciales y de producción se han reanudado en muchas partes de China", pero no hay datos oficiales precisos al respecto y varias empresas consultadas por Efe declinaron concretar si han retomado o no la actividad.

ESCUELAS CERRADAS EN HONG KONG

Mientras, en Hong Kong las clases en guarderías y escuelas de primaria y secundaria se suspenderán al menos hasta el 20 de abril, anunció hoy el secretario de Educación, Kevin Yeung Yun-hung.

Hasta la fecha, la ciudad acumula 81 contagiados diagnosticados y preocupa el hecho de que hayan aumentado las infecciones entre habitantes sin antecedentes de viajes a China.

En la urbe financiera se recuerda aún el impacto del síndrome respiratorio agudo y grave (SARS) de 2003, que se cobró en Hong Kong 299 de las 774 víctimas mortales en el mundo, lo que ha provocado llamamientos de distintos segmentos sociales para sellar la frontera con la China continental.

En Taiwán se confirmó hoy un nuevo positivo por el virus, elevando el número total de casos de COVID-19 a 31 en la isla, donde hasta ahora ha fallecido una persona.

Aunque más de una treintena de países cuentan con casos diagnosticados de COVID-19, China acapara en torno al 97 % de los infectados.

Los síntomas de la nueva enfermedad son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Jesús Centeno