EFEMadrid

El Consejo Interterritorial debate a esta hora el fin de las mascarillas en espacios abiertos, una medida que varias comunidades quieren aplicar a finales de junio, como Madrid y Cataluña, mientras que otras se toman con más prudencia.

Es el caso del País Vasco, Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla y León, mientras que Extremadura, La Rioja o Murcia ponen el foco en tomar una decisión coordinada.

El mismo día en el que Francia ha anunciado que desde mañana no será necesaria esta medida de protección en espacios abiertos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que "pronto vamos a abandonar las mascarillas en las calles", pero sin precisar una fecha, que es la clave de la discusión entre las comunidades.

Cataluña quiere dar un paso más en este sentido y por ello ha puesto sobre la mesa del Consejo Interterritorial de Salud de hoy este asunto, en el que la consellera de Sanidad de la Generalitat valenciana, Ana Barceló, ya ha adelantado que pedirá una "flexibilización" en zona naturales y playas, pero no considera oportuno, por "prudencia", su eliminación en la calle.

El consejero madrileño de Sanidad en funciones, Enrique Ruiz Escudero, ve posible dejar de usarlas al aire libre a finales de junio, ante la evolución de la campaña de vacunación.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha aplaudido el mensaje lanzado por Sánchez, pues ve “determinante dar ese paso” para que España pueda recuperar la normalidad.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha urgido nuevamente un protocolo común: “Espero que no lleguemos tarde también a la retirada del uso de mascarillas como hemos llegado tarde a otros planteamientos durante la pandemia”, ha reprochado Núñez Feijóo que considera que esta cuestión debía haberse tratado en la reunión de ayer en la Comisión de Salud Pública.

Pero no todos los dirigentes regionales ven tanta urgencia en tomar esta medida, y por ejemplo, el consejero de Salud andaluz, Jesús Aguirre, ha manifestado su decisión de no relajar el uso de mascarillas, a excepción de circunstancias muy concretas como por ejemplo, ir a la playa.

El Gobierno Vasco se muestra muy prudente ante esta posibilidad, al igual que las autoridades sanitarias cántabras que han pedido responsabilidad porque “no se deben tomar decisiones que supongan un paso atrás”.

Castilla y León se muestra partidaria de mantener la obligatoriedad hasta que no se alcance unos niveles de "normalidad" en las incidencias de la Comunidad, y el Principado de Asturias aboga por la cautela y no tiene prisa.

Fernando López Miras ha anunciado que la Región de Murcia propondrá que deje de ser obligatorio a partir de julio, al igual que la ciudad autónoma de Melilla y Navarra, que entiende que hasta el mes próximo no se podrá flexibilizar la normativa.