EFENueva York

El fondo de compensación para las víctimas de los atentados del 11S anunció hoy que está quedándose sin dinero y que va a recortar en más de la mitad sus pagos a futuros beneficiarios, en su mayoría personas enfermas por su exposición a sustancias tóxicas durante aquella jornada.

La responsable del fondo, Rupa Bhattacharyya, reconoció en un comunicado que la situación es "dolorosamente injusta", pero aseguró que es la única opción ahora mismo.

"Desafortunadamente, la situación a la que se enfrenta el VCF (siglas del fondo) es difícil", explicó Bhattacharyya, tras presentar las cuentas anuales.

Ante la falta de dinero, las ayudas que aún no han sido aprobadas se recortarán a la mitad y, en los casos de solicitudes posteriores al 1 de febrero de este año, en un 70 %.

Según el fondo, su complicada situación financiera se debe sobre todo al gran número de solicitantes durante los últimos dos años, en buena medida personas que han descubierto recientemente enfermedades como cánceres vinculados a sustancias tóxicas que inhalaron tras los atentados contra las Torres Gemelas.

El fondo fue creado por el Congreso de Estados Unidos en 2015 con más de 7.000 millones de dólares para repartir hasta 2020.

Sin embargo, ya se han gastado unos 5.000 millones en compensaciones a unas 21.000 personas que están enfermas o han fallecido como consecuencia de problemas de salud vinculados al atentado o por secuelas de los ataques, muchos de ellos bomberos y otro personal de emergencias.

Según dijo hoy Bhattacharyya, el fondo tiene otras 20.000 solicitudes pendientes de resolver y espera recibir aún varios miles más.

Ante esta situación, tres congresistas anunciaron hoy que van a proponer legislación para que los recortes no se produzcan y los futuros solicitantes reciban las ayudas en su totalidad.

Casi 3.000 personas murieron en los atentados del 11 de septiembre de 2001, el peor ataque terrorista en la historia de Estados Unidos.