EFEMadrid

La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha confirmado la naturaleza machista del asesinato de una mujer de 38 años en Sabadell (Barcelona), el pasado 21 de julio, con lo que el número de mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año asciende a 28 y a 1.106 desde 2003.

Según ha informado el Ministerio de Igualdad, la mujer no tenía hijos y no existían denuncias previas por violencia de género por parte de la víctima contra su presunto agresor, que está detenido después de que se entregara en comisaría y confesara el crimen tras ocultar el cadáver durante dos días en un baúl.

La mujer asesinada, que presentaba heridas de arma blanca, se llamaba Amal y era de origen marroquí, si bien residía desde hace años en Sabadell, donde vivía con el ahora detenido, al que había conocido hacía pocos años y quien tenía antecedentes de violencia machista con una pareja anterior.

En un mensaje en Twitter, la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha trasladado su cariño a familiares y allegados de la víctima y ha anunciado que el próximo Consejo de Ministros pondrá el foco en la detección temprana de la violencia machista en servicios públicos y la implicación de toda la sociedad.

El martes el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el catálogo de medidas urgentes contra la violencia de género del Plan de modernización y mejora que Igualdad ha trabajado conjuntamente con los Ministerio de Interior, Sanidad, Justicia, Derechos Sociales, las comunidades autónomas y organizaciones feministas.

"Dos mujeres asesinadas en 24 horas. Dos nuevos crímenes machistas que nos sobrecogen y nos reafirman en un compromiso primordial para este Gobierno: erradicar de nuestra sociedad toda forma de violencia contra las mujeres", ha manifestado en su cuenta de Twitter el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

También la delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha expresado su más absoluta condena y rechazo a este asesinato machista y ha trasladado todo su apoyo a familiares y amistades de la víctima.

Ambas han reclamado "todos los esfuerzos" desde las instituciones, administraciones y el conjunto de la sociedad para llegar a tiempo y evitar más muertes.