EFELogroño

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, ha reclamado este lunes actuar con "disciplina" y "responsabilidad" en el uso de mascarillas, ya que el coronavirus “puede aparentar menos virulencia, pero está y hay contagios”, por lo que su uso será obligatorio en la región en unas horas, con sanciones si no se cumplen la medida.

Andreu, en declaraciones a los periodistas tras asistir a un acto de recuerdo del asesinato por ETA hace 23 años del concejal popular de Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco, ha insistido en la necesidad de que "la gente sea muy responsable” y se acuerde de “lo mal” que se ha pasado durante los últimos meses por la COVID-19.

La decisión de su Gobierno de aprobar este lunes la obligatoriedad del uso de mascarillas en La Rioja responde a “la relajación en determinados ambientes”, según la presidenta.

“Como se ha comprobado que la mascarilla es eficaz para frenar los contagios” de la COVID-19, ha señalado, se ha decidido hacer obligatorio su uso “con un régimen sancionador”, de tal forma que, para quien no cumpla con esta obligatoriedad, “habrá unas sanciones adecuadas y correspondientes”.

También ha dicho de que es consciente de que a algunos municipios riojanos acuden vienen visitantes de fuera y "no se lo toman tan en serio y esto es muy serio. Por eso, nos hemos visto en la obligación de llevar la mascarilla bajo sanción -si no se cumple-”, ha señalado.

“Cuidemos a nuestros sanitarios, que son los que nos han cuidado a nosotros”, ha remarcado la jefa del Ejecutivo riojano, quien ha alertado de que es posible que este colectivo no sea capaz de "soportar más tensión".