EFEMadrid

El Gobierno se ha comprometido este martes a desarrollar un Sistema Integral de Cuidados y a trabajar por un pacto social y político que favorezca la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, la corresponsabilidad y la redistribución de tiempos.

Con motivo del Día Nacional de la Conciliación de la vida personal, familiar y laboral y corresponsabilidad en la asunción de responsabilidades familiares, que se celebra mañana, el Consejo de Ministros ha aprobado una declaración institucional en la que reafirma su compromiso de impulsar el reconocimiento del derecho al cuidado y una reorganización socialmente justa de los tiempos.

En el texto, el Ejecutivo apuesta por avanzar en un pacto social y político que favorezca la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, la corresponsabilidad entre hombres y mujeres, y la redistribución de tiempos de trabajo, ocio y cuidados.

Un compromiso -dice- que se ha materializado durante la pandemia, con la creación de instrumentos para facilitar el cuidado, como el plan MECUIDA, al que ya se han acogido casi 1,13 millones de personas, y que permite adaptar o reducir la jornada laboral de los trabajadores.

El Ejecutivo destaca que los derechos de conciliación parten de la necesidad de comprender que la vida es una realidad vulnerable y que todas las personas en algún momento de la vida necesitan cuidar y ser cuidadas.

Sin embargo, reconoce que el actual sistema funciona sobre "una suerte de ficción de autosuficiencia de las personas". "Se nos supone libres de cuidados, con todas las necesidades de reproducción resueltas y sin responsabilidades que condicionen nuestra presencia en el mercado laboral y en el ámbito público".

Cree que superar esta situación pasa por visibilizar, reconocer y dar valor a los cuidados como un trabajo indispensable para la sostenibilidad de la vida, y por avanzar en una reorganización socialmente justa de los mismos.

Así, ve necesario priorizar su universalidad, su calidad, y su carácter público y garantizar su dignificación y profesionalización, además de promover la corresponsabilidad "para evitar que sigan recayendo casi en exclusiva en los hombros de las mujeres", con las consecuencias que tiene para su acceso al mercado laboral.

Así, se compromete a articular un Sistema Integral de Cuidados que aglutine un conjunto de políticas para una nueva organización social y cultura de los cuidados con el objetivo de avanzar en la materialización de un derecho al cuidado y que se consolide como el cuarto pilar del Estado de bienestar.

Recuerda que según la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, las mujeres invierten 12,5 horas más a la semana que los hombres al trabajo no remunerado, en detrimento del empleo principal, al que dedican 5,8 horas menos a la semana que los hombres.