EFEBarcelona

El Departamento de Justicia de la Generalitat impondrá, a partir de 2022, a violadores de alto riesgo unos brazaletes con sistema GPS de geolocalización cuando salgan con permiso penitenciario para poder controlar su ubicación y prevenir potenciales situaciones de riesgo.

Así lo ha avanzado a TV3 la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, que ha subrayado que estos brazaletes "permitirán dar una alarma a los Mossos d'Esquadra" cuando detecten, por ejemplo, que esa persona "se acerca a lugares adonde no debe ir".

"Lo que haremos será detectar este eventual riesgo para poder volver a ingresarlo" en prisión, ha señalado Ciuró.

Se trata de un proyecto piloto impulsado por la conselleria de Justicia, que se empezará a aplicar a principios de 2022 con violadores de alto riesgo que salgan con permiso penitenciario, para reducir la reincidencia de los agresores sexuales.