EFEPamplona

El incendio del Vedado de Eguaras, en el Parque Natural de Bardenas Reales (Navarra), está estabilizado, aunque todavía no se puede dar por controlado, y se prevé extinguirlo en las próximas horas, si las condiciones climatológicas lo permiten.

Así se lo ha transmitido el personal de Bomberos de Navarra a la presidenta del Gobierno foral, María Chivite, que ha acudido este viernes a la zona afectada por el fuego.

La presidenta ha lamentado las consecuencias del incendio y, a la espera de las estimaciones definitivas, ha adelantado que el fuego podría haber afectado al 80-90 % de la reserva del Vedado de Eguaras.

El incendio, que se inició el martes por la tarde en un campo de cereal, ha afectado al arbolado del Vedado de Eguaras, especialmente en sus cotas más bajas donde está casi completamente quemado, aunque con diferente grado de intensidad ya que la elevada velocidad de propagación hizo que en determinados puntos los daños fueran superficiales.

Por esa razón no es posible determinar la superficie incendiada. En cualquier caso el daño medioambiental es muy elevado al tratarse de una zona de alto valor ecológico.

El incendio pudo ser estabilizado en el día de ayer, con el establecimiento de un perímetro que no se ha rebasado.

No obstante, las condiciones meteorológicas serán determinantes para conseguir controlar por completo el fuego. De hecho, para primeras horas de la tarde de hoy se esperan vientos fuertes del suroeste, con rachas de hasta 51 km/h, muy cálidos y extremadamente secos, con lo que la humedad caerá hasta el 6 %.

La situación variará de nuevo en torno a las ocho de la tarde, cuando el viento girará y soplará de norte, más fresco y húmedo, pero en dirección a zonas que no se han quemado lo que supone un riesgo añadido. Todo ello hace que cualquier rebrote pueda descontrolarse con unas consecuencias imprevisibles.

Ante esta situación, la presidenta ha trasladado a la ciudadanía la importancia de “redoblar esfuerzos para evitar acciones que podrían desembocar en situaciones como ésta”.

Los responsables del operativo de extinción han realizado un vuelo de reconocimiento a primeras horas de esta mañana y han decidido mantener en el lugar dotaciones forestales y personal de los parques de Tafalla, Sangüesa, Lodosa y Tudela, además de dos Brigadas Helitransportadas contra Incendios Forestales (BHIF) con sus helicópteros. Asimismo, permanece en el lugar personal del Guarderío Forestal del Gobierno de Navarra.

Cuentan con el apoyo de un bulldozer y vecinos de Valtierra con tractores, que realizan labores de desbroce y cortafuegos, y de voluntarios de Cruz Roja, que prestan labores de avituallamiento e intendencia.