EFEWashington

El misionero estadounidense Andrew Brunson, liberado hoy en Turquía tras pasar dos años en prisión preventiva, llegará a Estados Unidos al mediodía de mañana, sábado, y "probablemente" se reunirá poco después con el presidente Donald Trump, informó hoy la Casa Blanca.

Brunson ha salido ya del espacio aéreo turco y, después de hacer una parada en Alemania para someterse a un chequeo médico, aterrizará sobre las 12:00 hora local (16:00 GMT) del sábado en la base aérea de Andrews (Maryland), a las afueras de Washington, informó el portavoz de la Casa Blanca Judd Deere.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo en declaraciones a periodistas que Brunson le visitará en el Despacho Oval, "probablemente" el mismo sábado.

"Estamos muy honrados de tenerle de vuelta con nosotros. Sufrió mucho", afirmó Trump en declaraciones a los periodistas en Cincinatti (Ohio).

Trump aseguró que "no hubo ningún acuerdo en absoluto" con las autoridades turcas para lograr la liberación de Brunson, después de que algunos medios estadounidenses informaran de que Washington se había comprometido a levantar las sanciones que impuso a Ankara en agosto en relación con el caso.

El mandatario destacó que cree que Brunson "está en buen estado" y celebró su liberación como una "buena noticia".

Un tribunal de Turquía decretó hoy la puesta en libertad de Brunson, que llevaba dos años en prisión preventiva, y le otorgó permiso para salir del país.

Brunson fue condenado a tres años de cárcel por "colaboración con grupos terroristas", pero los jueces decretaron su liberación por considerar que el misionero ya había cumplido dos tercios de la condena en prisión preventiva, los últimos tres meses bajo forma de arresto domiciliario.

El caso de Brunson exacerbó las tensiones entre Washington y Ankara desde julio pasado, cuando Estados Unidos convirtió su liberación en una causa diplomática, mientras que Turquía se escudó en la independencia de sus tribunales.

En agosto, la Casa Blanca impuso sanciones contra los ministros turcos de Justicia, Abdülhamit Gül, y de Interior, Süleyman Soylu, por su papel en el arresto de Brunson, y el aumento de las tensiones contribuyó a un desplome de la lira turca.

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, pidió hoy en un tuit que Turquía "libere rápidamente a los otros ciudadanos estadounidenses detenidos" en el país; un mensaje que subrayó en un comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

"Urgimos a que se resuelvan estos casos de forma justa y transparente", indicó Sanders, quien destacó el interés de EE.UU. en seguir trabajando con Turquía en temas de seguridad regional.