EFERoma

El barco de la ONG española Open Arms ha sido autorizada por las autoridades italianas a dirigirse a Trapani, en Sicilia, mientas espera dar una solución a las 259 personas rescatadas en el Mediterráneo central, un centenar de ellas salvadas de un naufragio en el que perdieron la vida seis personas, entre ellas un bebe de 6 meses, informó a EFE la organización.

Como esta siendo habitual en los últimos rescates, las autoridades italianas autorizarán después el trasladó de los migrantes a uno de los barcos de pasajeros que se han puesto a disposición para que puedan pasar la cuarentena obligada por la emergencia sanitaria.

Se trata de 259 personas, 12 mujeres y 247 hombres, entre ellos 80 menores (76 no acompañados), además de los cinco cuerpos de los fallecidos tras el naufragio, tres hombres y dos mujeres.

Los migrantes a bordo del Open Arms, el único barco humanitario en estos momentos en la zona, provienen principalmente de Eritrea, Togo, Sudán, Guinea, Burkina Faso, Somalia, Burundi, Ghana, Etiopía y Costa de Marfil.

Concluye así una de las misiones más duras de la ONG Open Arms al haber tenido que rescatar del agua a un centenar de personas ya que durante el rescate, el suelo de la lancha neumática en la que iban cedió y todos cayeron al agua.

Recuperaron cinco cadáveres y a pesar de que en un primer momento consiguieron sacar del mar y reanimar a un bebe de seis meses, poco después, mientras esperaban la evacuación, falleció por una parada cardiaca.

Open Arms difundió el desgarrador vídeo de la madre, procedente de Guinea Conakri, que grita desesperada porque ha perdido a su hijo bajo las aguas.

El cuerpo del niño, y su madre, fueron junto a otras cinco personas evacuadas de urgencia a la isla de Lampedusa, donde será enterrado el bebe, como explicó el alcalde de la pequeña localidad, Totó Martello.

Tras estos rescates, el último con cerca 70 fallecidos frente a Libia, Open Arms y la ONG Emergency, que presta el servicio médico en el barco, emitieron un comunicado en el que afirmaban que "en el Mediterráneo central la situación es insostenible" y que "cada vez es más urgente un mecanismo de búsqueda y rescate".

Open Arms y Emergency explicaron que entre el 10 y el 11 de noviembre realizaron tres operaciones de salvamento. En la primera, al norte de Zuwara, el barco estaba en muy mal estado, entrando agua, y se rescató a 88 personas.

"El segundo ocurrió al norte de Sabratha, cuando fuimos alertados por un avión de la agencia europea Frontex , lo cual era inusual porque no había sucedido desde 2016".

Y añadieron: "El barco se hundió y todas las personas a bordo cayeron al agua. Recuperamos 113 náufragos, incluidas 7 mujeres y 4 niños, y cinco cuerpos sin vida, además del bebé".

La tercera operación se llevó a cabo en la tarde del 11 de noviembre y se recuperaron 64 personas .

Durante la noche del 11 de noviembre se produjo la evacuación médica de 5 personas en grave estado de salud y del cuerpo sin vida del niño.