EFECiudad del Vaticano

El papa Francisco se reunirá con víctimas de los diferentes conflictos y violencia que se han desencadenado en la República Democrática de Congo (RDC) y visitará un campo de desplazados en Sudan del Sur, en el viaje que tiene previsto realizar del 2 al 7 de julio en ambos países, según detalló hoy el Vaticano.

El pontífice, que medió personalmente en las negociaciones de paz en Sudán del Sur, visitará su capital, Yuba, mientras que en la RDC viajará a las ciudades de Kinshasha y Goma, en el este del país.

La visita a Sudán del Sur es una de las que más deseaba Francisco desde que inició el pontificado y había sido aplazada en numerosas ocasiones por la inestabilidad del país. El viaje se produce en un momento en el que el pontífice sufre de un fuerte dolor de rodilla que le impide caminar y estar mucho tiempo en pie por lo que está usando silla de ruedas para moverse y un bastón para ayudarse.

Según el programa publicado hoy por el Vaticano, Francisco dedicará su primera jornada en la capital de RDC a las visitas oficiales a las autoridades, mientras que el día siguiente celebrará una misa en el aeropuerto Ndolo de Kinshasha y por la tarde tendrá el tradicional encuentro con el clero del país en la catedral de "Notre Dame du Congo".

Francisco se trasladará a Goma donde oficiará una misa y después se reunirá con víctimas de la violencia en Beni, la segunda ciudad más importante de la provincia de Kivu del Norte y afectada no sólo por los conflictos sino también por una grave epidemia de Ébola e inundaciones en estos últimos años.

El martes, 5 de julio, Francisco se trasladará a Sudan del Sur y para esta visita estará acompañado por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby y el moderador de la Iglesia de Escocia, Jim Wallace, quienes han trabajado con el Vaticano para ayudar al proceso de paz en el país, donde hay una fuerte presencia de anglicanos.

Además de las habituales visitas a las autoridades, el papa visitará el campo de desplazados de Yuba, donde viven decenas de miles de personas que se resisten a volver a sus lugares de origen por temor de nuevo a la violencia.

Francisco presidirá también un encuentro ecuménico en el Mausoleo "John Garang" y terminará el viaje con una misa en este centro.

Francisco y los líderes anglicanos convocaron a los políticos del Sudan del Sur para un retiro en el Vaticano y durante esa iniciativa, en un gesto de humildad que conmovió al mundo, Francisco se arrodilló y besó los pies de los líderes enfrentados e instó al presidente sursudanés, Salva Kiir Mayardit, y al opositor Riek Macharel, a proceder con el acuerdo de paz que habían firmado el año anterior.

En noviembre de 2019, la Comunidad de San Egidio, que desde hace años trabaja en la paz en este país, organizó un encuentro de las partes no firmantes del tratado de paz que quisieron así declarar públicamente su compromiso con el diálogo político con el Gobierno y los firmantes para evitar cualquier tipo de enfrentamiento armado.

En Roma se firmó el 12 de enero de 2020 la declaración de paz en la que el Gobierno sursudanés y los movimientos de oposición se comprometieron a un cese de las hostilidades y al diálogo político del que se cumplen dos años.

Sera el primer viaje de un papa a Sudán del Sur, mientras que la visita del pontífice argentino a la RDC se producirá 37 años después de la visita de san Juan Pablo II.

El pontífice vuelve a África después de su visita en 2015 a Kenia, Uganda y República Centroafricana y en 2019 a Mozambique, Madagascar y Mauricio.

Se trata del tercer viaje confirmado para este año, después de la visita a Malta del 2 al 3 de abril y el que también ha sido anunciado de Canadá del 24 al 30 de julio.