EFEMadrid

El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, ha reclamado al Gobierno que aumente el número de expulsiones de inmigrantes en situación irregular que llegan a España y que se apliquen con Marruecos los acuerdos de devolución de menores extranjeros no acompañados (MENA).

En su intervención en el Pleno del Senado, donde comparece el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, para dar cuenta de su política migratoria, Cosidó ha acusado a Sánchez de "potenciar" un efecto llamada "de dramáticas consecuencias" y ha alertado de que España se encuentra "ante la peor crisis migratoria de las últimas décadas".

Ha reclamado al Gobierno una "rectificación urgente" de su política migratoria que, desde el punto de vista del PP, se caracteriza por la "indefinición, inconsistencia y por su ineficacia".

Cosidó ha expresado la voluntad del PP de llegar a un gran pacto de todas las fuerzas políticas sobre esta cuestión, siempre que se cumplan una serie de condiciones, como aumentar el número de expulsiones de los migrantes en situación irregular.

En este sentido, el senador del PP ha expresado su preocupación por el aumento del número de inmigrantes que llegan a España desde Marruecos que -ha dicho- se ha multiplicado por diez, mientras que se han reducido a la mitad las devoluciones.

En el caso de los menores extranjeros no acompañados, Cosidó ha reclamado al Ejecutivo que se aplique el acuerdo de devolución con Marruecos, porque es lo mejor para los menores y también -ha dicho- para los intereses de España.

Además, el senador del PP ha propuesto diferenciar los derechos sociales y laborales de los inmigrantes regulares en situación irregular para no alentar la vía ilegal de entrada.

Desde el PSOE, Ander Gil ha acusado al Gobierno del PP de "cargarse la política migratoria" con la eliminación de la secretaría de Estado de Inmigración.

Durante su intervención ha reclamado a PP y a Ciudadanos que tengan responsabilidad y sentido de Estado, "que no lo están teniendo", y les ha reprochado que estén "sacando a pasear un discurso que es abono para la extrema derecha".

En el mismo sentido, el senador de Unidos Podemos Ramón Espinar ha acusado a estos partidos de utilizar la migración como un "arma arrojadiza y para competir con la extrema derecha".

En materia de inmigración, Espinar cree que no se ha registrado un aumento cuantitativo del número de llegadas con respecto a los últimos años. "No hay ninguna situación excepcional en nuestro país salvo la del millón de compatriotas que se fueron porque aquí no encontraban ni empleo ni oportunidades".

Así, ha pedido poner en marcha una operación-retorno de los jóvenes que abandonaron España apostando por el empleo y el talento.

Desde el grupo vasco, Jokin Bildarratz ha apostado porque se habiliten vías seguras para el traslado de personas que huyen de los conflictos y por facilitar los trámites para que puedan solicitar asilo como los visados humanitarios.

La senadora de Coalición Canaria María del Mar del Pino Julios ha alertado del aumento del inmigrantes que llegan a las costas canarias, que "desborda" a este territorio y ha pedido ayuda al Gobierno y a la UE para abordar la situación de manera conjunta.

Desde Compromís, Carles Mulet, ha advertido de que España no puede "hacerse cargo" en solitario de la llegada de inmigrantes porque es un problema de toda Europa, pero ha opinado que el país "puede ser un ejemplo de solidaridad, dignidad y compromiso".