EFELondres

El regulador de las Organizaciones No Gubernamentales en el Reino Unido anunció hoy que abrirá una investigación sobre cómo Oxfam gestionó un escándalo sexual en el que participaron en 2011 algunos de sus trabajadores en Haití.

La llamada Charity Commission analizará la manera de proceder de esa ONG después de que el diario británico The Times destapara que algunos de sus directivos y cooperantes destinados en Haití, tras el terremoto que asoló al país en 2010, contrataron a prostitutas y organizaron orgías en instalaciones financiadas por Oxfam.

La organización, que percibe anualmente unos 300 millones de libras (338 millones de euros) de fondos públicos en este país, reconoció que la conducta de esos trabajadores fue "completamente inaceptable" pero negó que se tratara de ocultar los hechos.

Tras el escándalo, la subdirectora de Oxfam, Penny Lawrence, dimitió de su cargo al admitir que se sentía "avergonzada".

Una de las informantes de la organización, Helen Evans, que trabajó como responsable global para Oxfam entre 2012 y 2015, reveló que uno de los cooperantes llegó a coaccionar a una mujer para que mantuviera relaciones sexuales con él "a cambio de ayuda".

Actualmente concejala del Partido Laborista británico en Oxford, Evans también indicó que en cuestión de un mes escuchó tres acusaciones sobre supuestos abusos cometidos contra menores en tiendas de Oxfam de este país.

Evans dijo que "trasladó su preocupación" a los altos cargos de la ONG y que se le indicó que la dirección llevaría a cabo "una revisión estratégica".

Entre otros datos, The Times informó de que Oxfam aceptó la dimisión de tres hombres y despidió a otros cuatro en el marco de una investigación sobre "explotación sexual, descargas de pornografía, abusos de poder e intimidaciones".

Uno de los hombres que abandonó su cargo sin recibir ninguna acción disciplinaria fue el entonces director de la ONG en Haití, Roland van Hauwermeiren, que según el diario admitió haber mantenido encuentros con prostitutas en una "villa" alquilada para él por la organización humanitaria.

La labor que desempeñó la organización en Haití fue parte del esfuerzo internacional para paliar los efectos del terremoto que sacudió Puerto Príncipe, que dejó 220.000 muertos, 300.000 heridos y 1,5 millones de personas sin hogar.