EFEÁvila

El incendio que se declaró sobre las 13.40 horas del pasado martes en el municipio abulense de Navalacruz continúa activo después de haber arrasado unas 180 hectáreas de una superficie que abarca un perímetro de 7,5 kilómetros.

Según la última información difundida este miércoles por el Servicio Territorial de Fomento y Medio Ambiente del Ejecutivo autonómico, durante toda la jornada han participado en las labores de extinción nueve medios aéreos procedentes de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.

El dispositivo de 200 personas ha incluido, además de los miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME); dos técnicos; cinco agentes medioambientales; un bulldózer; cuatro autobombas; siete cuadrillas de tierra y una nocturna y un Puesto de Mando Avanzado (PMACyL).

Igualmente, han actuado tres Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) y cinco Cuadrillas Especialistas en la Lucha contra Incendios Forestales (ELIF).

Durante la visita realizada a la zona esta mañana, el delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández, ha dicho que se ven indicios de que el incendio haya podido ser provocado.

Hernández ha mantenido esta hipótesis "con todas las reservas", teniendo en cuenta que en la zona "no existe posibilidad, en principio, de negligencia".

Según ha explicado, en el lugar en el que arrancaron las llamas en torno a las 13.40 horas del martes "no hay actividades ni agrícolas, industriales, ni ganaderas" y tampoco hubo ese día tormentas en la zona.

Por ello, y de forma "indiciaria" y "con todas las reservas", Hernández ha sostenido que todo apunta a que el fuego, que mantiene el Nivel 1 en una escala de 0 a 3 de menor a mayor peligrosidad y que puede haber arrasado en torno a 180 hectáreas, haya podido ser provocado.

El delegado territorial ha indicado que aunque el fuego sigue activo, va camino de ser controlado, si bien ha precisado que la extinción definitiva "llevará unas cuantas jornadas".