EFEMadrid

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de un año de prisión para cuatro hombres por pagar a un menor con dinero y regalos a cambio de abusar sexualmente de él.

La Sala de lo Penal del alto tribunal ha dictado una sentencia en la que desestima el recurso de dos de los condenados contra la resolución de la Audiencia de Cantabria que les condenó por un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores, mientras que absolvió a otros dos al entender que podían no saber que era menor.

Los hechos ocurrieron en un municipio cántabro entre septiembre de 2013 y principios de 2014 cuando el joven, que tenía 15 años y "que presentaba una apariencia externa acorde con su edad", publicó un anuncio en un portal de anuncios, en el apartado contactos gay.

En dicho anuncio, que contenía su número de teléfono y usaba un alias, decía que tenía dieciocho años y ofrecía sus servicios sexuales por unos 60 euros.

Hasta seis hombres contactaron con él, algunos hasta en siete ocasiones, para mantener relaciones sexuales a cambio de dinero pero también le regalaron móviles, tratamientos capilares y le propusieron que le podían presentar a más clientes. Dos de esas personas estaban en Vitoria, adonde se desplazó el chico.

De los condenados, la sentencia señala que los cuatro eran conscientes de "que se trataba de un menor de edad".

Los encuentros tuvieron lugar en la parte trasera de una furgoneta, en pensiones, en domicilios de los condenados, en un trastero e, incluso, en la parte de atrás de una peluquería.

La investigación fue posible gracias a que la madre presentó una denuncia por estos hechos ante la Guardia Civil en 2014.

Dice el Supremo que el testimonio de la víctima tiene toda la credibilidad y que, a tenor de las declaraciones del guardia civil que hizo el atestado y de la médico forense, su aspecto físico se correspondía en el momento de los hechos con su edad real.

En el juicio, el joven declaró que mantuvo relaciones sexuales completas con los acusados y se mostró seguro de que todos ellos sabían que no tenía aún los 18 años.

"Creo que aparentaba menos edad de la que tenía", dijo el joven recordando el aspecto que tenía en 2013 cuando se produjeron los hechos. Y aunque reconoció que para anunciarse en la web tenía que decir que era mayor de edad, apuntó que ninguno de los acusados le pidió el carné y "lo dejaron pasar".