EFESant Llorenç des Cardassar (Mallorca)

"El Govern ha actuado con responsabilidad y rigor desde el minuto uno", ha defendido hoy la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, que ha cifrado en 200 las personas salvadas en las primeras horas de la torrentada en el Levante de Mallorca.

"El Govern era perfectamente consciente y actuaba de acuerdo con las circunstancias", ha sostenido Cladera, que ha aclarado que la ejecución a las 21.00 horas del martes del plan de actuación ante inundaciones (Inumbal) no implica que hasta esa hora no se adoptaran medidas ante las alertas que llegaban al centro de coordinación de emergencias 112 desde el municipio de Sant Llorenç y alrededores.

Ha relatado que a las 18.30 horas, cuando ya estaba decretada la alerta meteorológica amarilla por riesgo de lluvias fuertes, se empezaron a gestionar los avisos de incidentes en Sant Llorenç, movilizándose a bomberos, Guardia Civil y policía local.

A las 20.00 horas "se ordena constituir el centro de mando" de gestión de emergencias en Sant Llorenç, que está operativo una hora después, y desde las 20.30 horas la Unidad Militar de Emergencias está preavisada de posible emergencia grave, lo que permite le envío por barco de personal y vehículos a las 23.00 horas desde Valencia y el flete de un Hércules que aterrizó en Mallorca de madrugada.

"No se dejó de atender a nadie", ha enfatizado Cladera, que ha asegurado que en las horas iniciales de la "catástrofe" se atendieron unos 400 avisos de emergencia de los que resultó el rescate de unas 200 personas.

La consellera ha agradecido el trabajo de todos los organismos de rescate y asistencia implicados en el operativo, del que forman parte hoy 600 profesionales y voluntarios de Protección Civil, entre ellos unos 150 en la zona de Son Carrió, donde se busca al niño que permanece desaparecido.

Asimismo, ha celebrado la solidaridad mostrada por los voluntarios que han acudido en masa a Sant Llorenç (unos 1.000 registrados y cientos sin control oficial), pero ha hecho un llamamiento a quienes quieran ayudar a que llamen previamente al teléfono 012 para que se pueda dosificar la solidaridad.

Por otro lado, la consellera ha explicado que 34 trabajadores sociales han iniciado hoy en Sant Llorenç el trabajo de evaluar la "emergencia social más inmediata para las casas que se han quedado sin lo más básico".

Esta será la base del recuento de daños en viviendas y a particulares que podrían beneficiarse de las ayudas que el Govern y el Ejecutivo central aprobarán el próximo viernes, y además "hay técnicos sobre el terreno evaluando los daños de todo tipo, tanto de vienes privados como públicos", ha asegurado. "Hoy comienza la fase de reconstrucción del municipio", ha concluido.