EFEPraga

Eslovaquia entró hoy en un confinamiento de tres semanas, con duras restricciones de movimiento y con todo el comercio no esencial cerrado, ante el aumento de los casos y después de que haya fracasado la estrategia de test a toda la población impulsada por el primer ministro, Igor Matovic.

La Policía vigilará hoy que no haya concentraciones de personas en la calle y podrá imponer multas de hasta 1.000 euros a quien salga sin un motivo de importancia, como hacer la compra o ayudar a otras personas.

Para entrar al país se exige desde hoy una prueba negativa de la covid-19 que tenga menos de 72 horas, informa la cadena TA3.

El confinamiento durará al menos hasta el 11 de enero y se saldrá de él de forma escalonada, según la incidencia de la pandemia por regiones.

Una encuesta publicada esta semana por el diario digital "Denník N" señala que el 40,7 % de la población está a favor del confinamiento, frente al 23,1 % que respalda la estrategia de los test masivos.

El confinamiento llega después de que a principio de noviembre el país intentara aislar los brotes de SARS-CoV-2 mediante dos tandas de test a toda la población mayor de 10 años, en la que participó el 66 % de los eslovacos, y que permitió detectar a unos 50.000 positivos entre los 5,7 millones de habitantes.

Sin embargo, la tasa de contagios ha seguido subiendo hasta llegar a 500 casos acumulados en las dos últimas dos semanas por cada 100.000 habitantes, el doble que España.

Esta tendencia alcista de los contagios, que han causado ya 1.175 muertos, se produce en medio de una errática política gubernamental, donde los test masivos, defendidos por Matovic como alternativa a paralizar la economía y la vida social, han sido rechazados por parte de la coalición cuatripartita de gobierno.

Ni los miembros liberales de la coalición, con los que el primer ministro ha entrado en serio conflicto, ni la jefa de Estado, la progresista Zuzana Caputova, han apoyado a Matovic.

Tanto el primer ministro como dos miembros de su gobierno anunciaron ayer que han dado positivo por coronavirus.

Matovic participó la semana pasada en la cumbre de líderes europeos en la que estuvo también el presidente francés, Emmanuel Macron, que también se ha contagiado.