EFEMontevideo

España y Uruguay destacaron este lunes su trabajo conjunto en materia antártica, donde ambos países mantienen un vínculo "absolutamente complementario" en cuanto a las necesidades y a las capacidades de cada uno.

Así lo señaló a Efe el contraalmirante retirado Manuel Burgos, director del Instituto Antártico Uruguayo (IAU), quien participó del conversatorio "España, actor global contra el cambio climático: Cooperación Antártica: el ejemplo Uruguay-España".

"Además de toda la empatía obvia que existe entre nuestros países, tenemos un vinculo muy bueno porque nuestras necesidades y capacidades son absolutamente complementarias", subrayó Burgos durante el evento llevado a cabo en el Centro Cultural de España en Montevideo (CCE).

De acuerdo con esto, explicó que ambos países tienen "proyectos científicos en conjunto", además de una gran "cooperación logística".

Dentro de las ayudas que ambas naciones se brindan, Burgos destacó el uso que los científicos españoles hacen de la base uruguaya y del avión C-130 Hércules, así como también el uso que hacen los uruguayos del buque de investigación español Hespérides.

"La cooperación antártica es muy efectiva, pero reitero, en el caso de España es excelente lo complementarios que somos", concluyó.

Por su parte, el coordinador científico del programa polar español, Andrés Barboza, también señaló a Efe la colaboración que mantienen España y Uruguay a la que definió como "reciente pero muy intensa".

Por otro lado, apuntó que el evento celebrado este lunes, mismo día en que comenzó en Madrid la XXV Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP25), también sirvió para mostrar la labor de ambos países en relación al cambio climático en la región polar.

En concordancia con esto, el embajador de España en Uruguay, José Javier Gómez-Llera, puntualizó que su país está manteniendo "un papel proactivo" que le permitió "consolidarse como un actor internacional de gran relevancia en la lucha contra el calentamiento global".

Además, destacó que ese compromiso lo llevó a asumir el "enorme reto" de organizar la COP25, instancia que durará hasta el 13 de diciembre y en la que participan una treintena de jefes de Estado y de Gobierno, y un centenar de otros representantes.