EFEBarcelona

Los Bomberos de la Generalitat de Cataluña han dado por estabilizado el nuevo incendio forestal declarado ayer tarde en Artesa de Segre (Lleida), que según datos provisionales del cuerpo de Agentes Rurales ha afectado a una superficie de unas 128 hectáreas de vegetación, 60,5 de ellas de terreno forestal y 67,5 agrícola.

Tras estar revisando los puntos calientes y remojando el perímetro durante toda la noche, han quedado en la zona afectada por el fuego una decena de dotaciones de los Bomberos.

Según han informado los Bomberos, el incendio habría comenzado en unos campos agrícolas cercanos al kilómetro 110,5 de la carretera C-14, en Artesa de Segre.

El fuego, del que se recibió aviso a las 17.08 horas, cogió fuerza rápidamente y se propagó en dirección norte hacia el núcleo de la Força, del municipio de Ponts.

La prioridad inicial de los efectivos de extinción ha sido el flanco derecho para evitar que el fuego se abriera hacia el valle del Segre y, tras poder frenar hacia las 19.45 horas el avance en este flanco, se han concentrado los esfuerzos en cerrar el flanco izquierdo hasta llegar a la estabilización del incendio.

En el dispositivo de extinción han trabajado unas 50 dotaciones terrestres, tras haberse retirado al anochecer los 13 medios aéreos que participaban en las tareas de extinción.

También han participado en estas labores las Agrupaciones de Defensa Forestal (ADF) y payeses que han colaborado labrando campos, patrullas de los Mossos, agentes rurales y voluntarios de Protección Civil.

Como medida preventiva, los Mossos d'Esquadra desalojaron una masía, confinaron el núcleo de la Força y evacuaron a dos personas que había en el Monasterio y Santuario Santa Maria de Refet.

El pasado 23 de junio fue extinguido otro incendio forestal en Artesa de Segre que durante ocho días quemó una superficie mayoritariamente forestal de 2.700 hectáreas.