EFEEstrasburgo (Francia)

Eurodiputados del PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos llevaron este lunes al pleno de la Eurocámara el debate sobre las consecuencias de la gota fría, donde reclamaron que se usen fondos europeos para compensar los daños producidos por el temporal que azotó el sureste español en septiembre.

Inmaculada Rodríguez-Piñero (PSOE) vinculó este fenómeno al cambio climático y aseguró que esta es la causa de que lo que antes se producía cada cincuenta años ahora suceda anualmente.

"Se necesita actuar de manera solidaria y se necesita hacerlo contando con los fondos europeos necesarios", recalcó.

También Isabel Benjumea (PP) coincidió en la necesidad de activar el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea, aunque criticó la "pasividad" del Gobierno de Pedro Sánchez a la hora de solicitar esta financiación, ya que, dijo, el Ejecutivo argumenta que aún se están calculando los daños sufridos en las regiones afectadas.

Benjumea afirmó que estos daños están ya contabilizados y los cifró en 560 millones de euros en el caso de la Región de Murcia y unos 190 millones en la Comunidad Valenciana y Andalucía.

"Estamos hablando de unos daños que han sido ya contabilizados y de unos ciudadanos que están esperando que Europa reaccione", señaló.

Tras la intervención de la popular, Rodríguez-Piñero le afeó que utilizara estas inundaciones "con fines partidistas" por estar en campaña electoral.

"Todas las administraciones están haciendo su trabajo", afirmó la eurodiputada socialista.

La eurodiputada de Ciudadanos Susana Solís reclamó igualmente la activación de este fondo para "hacer frente a los estragos causados por la gota fría y devolver la esperanza a las familias que han perdido sus casas, a los agricultores y también a los pescadores".

Solís hizo hincapié en los daños en más de 3.000 hectáreas de cultivo, con pérdidas de más de 500 millones de euros, y en el impacto en el Mar Menor, cuya situación ambiental se ha agravado tras la gota fría.

Por su parte, Idoia Villanueva (Podemos) cargó contra el PP y afirmó que se trata de una formación que "ha colaborado sistemáticamente en construcciones irresponsables en zonas inundables basadas en el pelotazo y la corrupción, zonas que hoy sufren riadas".

"Necesitamos medidas y gobiernos valientes que hagan cumplir una transición justa, un nuevo modelo que deje de comerciar y especular con recursos básicos como el agua", reclamó Villanueva, que pidió igualmente la activación del Fondo de Solidaridad para España.