EFETokio

La académica y diplomática japonesa Sadako Ogata, que durante una década estuvo al frente del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), murió a la edad de 92 años, informaron hoy medios locales.

Ogata se convirtió en la primera mujer en recibir, en nombre de ACNUR, el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional cuando esa agencia de la ONU fue galardonada en 1991.

La cadena NHK, al dar cuenta de este fallecimiento, no precisó cuándo ni dónde pereció Ogata, que fue nieta del exministro de Exteriores japonés Kenkichi Yoshizawa y bisnieta del exprimer ministro nipón Tsuyoshi Inukai.

De acuerdo con el diario financiero Nikkei, el fallecimiento se produjo el 22 de octubre. El diario Asahi, por su parte, dio cuenta de que en las próximas horas se oficiará un funeral en su honor en una iglesia de Tokio.

A Ogata le tocó estar al frente de ACNUR en una de las épocas más complicadas para esa agencia de la ONU, por los desplazamientos de refugiados causados por la primera Guerra del Golfo, los conflictos armados en la antigua Yugoslavia y el genocidio de Ruanda.

También estuvo, durante ocho años, al frente de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA).

Fuentes de JICA consultadas por Efe evitaron dar precisiones sobre este fallecimiento al considerar que ya no encabezaba esa oficina desde 2012 y para preservar su privacidad.