EFEIslamabad

Un tribunal de Pakistán autorizó este sábado a la Policía a mantener cinco días bajo custodia a los seis familiares arrestados por el asesinato de las dos hermanas paquistaníes residentes en España para ser interrogados.

"El tribunal concedió hoy cinco días más para interrogarlos", dijo a Efe uno de los responsables al cargo de la investigación, Akhtar Hussain.

ASESINATO POR HONOR

El pasado 20 de mayo en el pueblo de Nothia, en la provincia oriental de Punjab, Aneesa Abbas, de 20 años, y su hermana Arooj Abbas, de 24, fueron asesinadas por sus familiares por solicitar el divorcio de sus maridos y negarse a llevarlos de regreso a la ciudad española de Terrassa (Barcelona), donde residían.

El asesinato ocurrió en la casa de la familia política de Aneesa, donde vivía su primo Atiq ur Rehman, con el que la casaron en contra de su voluntad en 2020. En la casa contigua, separada solo por un muro, residía la familia política de Arooj, a la que habían casado en 2019 con Hassan, un hijo de una tía paterna. Las dos jóvenes habían llegado procedentes de España un día antes.

El domingo 22 la Policía arrestó a seis sospechosos, los maridos de las hermanas, al suegro de Aneesa y también tío Muhammed Hanif, a un hijo de éste, Qasid, y a dos hermanos de las jóvenes, Asfandyar y Shehryar.

Tras cinco días de interrogatorios, los investigadores solicitaron hoy más tiempo a un tribunal de la ciudad de Kharian para finalizar las pesquisas, ya que todavía no se ha encontrado la pistola con la que dispararon a las jóvenes.

"Esperamos recuperar la pistola en uno o dos días y completar la investigación en los cinco días concedidos", dijo el oficial de Policía.

Los acusados deben comparecer el próximo 2 de junio de nuevo ante el tribunal, que deberá decidir si son trasladados a una prisión desde donde deberán esperar a que comience el juicio.

LA MADRE VISITA A LOS FAMILIARES EN COMISARÍA

Hussain afirmó que Azra Bibi, la madre de las dos hermanas asesinadas, visitó la estación de Policía de Guliana y se reunió con dos de sus hijos acusados del crimen.

"Ambos hijos abrazaron a su madre, lloraron y pidieron su perdón", dijo el oficial, que estuvo presente durante el encuentro.

El mayor de los hijos, Shehryar, afirmó que matarlas fue "un error", según Hussain, quien añadió que tanto él como su hermano Asfandyar Abbas han expresado sus remordimientos por el asesinato de las jóvenes.

La madre y el menor de sus hijos, de nueve años, tienen previsto viajar en los próximos días desde Islamabad a España, según afirmó ayer el cónsul general de Pakistán en Barcelona, Mirza Salam.

Los conocidos como crímenes de honor son habituales en el sur de Asia y suelen implicar a varones de una familia que vengan lo que consideran una afrenta que contraviene la conservadora moral familiar de las sociedades locales.

Según datos de la ONG Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), solo el año pasado se registraron 478 crímenes de honor en el país. Entre 2004 y 2018 esa cifra ascendió a 17.628 casos, si bien se cree que el número real podría ser mucho mayor debido a la falta de denuncias, sobre todo al tratarse de familiares. EFE

aa-daa/psh