EFEMadrid

El presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, ha augurado que a finales de año o principios de 2021 habrá millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 producidas a un precio tan bajo que sorprenderá, y se podría empezar ya a vacunar a la población si las autoridades sanitarias lo consideran oportuno.

"Creemos que pronto tendremos buenas noticias", ha asegurado Sellés durante una intervención virtual en Nueva Economía Fórum, en la que ha insistido en que los precios de las vacunas serán asequibles y el acceso equitativo porque es un compromiso de la industria farmacéutica a nivel mundial.

"El reto es doble: desarrollar vacunas eficaces y seguras, y ser capaces de producirlas a gran escala porque harán falta hasta 14.000 millones de dosis", ha señalado.

Según ha explicado, se están investigando más de 150 vacunas y detrás de cada una de ellas hay más de 1.000 millones de dólares de inversión. Al final -ha dicho-, solo 1, 2 o 3 serán las que tengan éxito y las compañías podrán recuperar la inversión.

Además, cada compañía va a planificar una producción para Estados Unidos, Europa y Asia de tal manera que "no haya una lucha por esas dosis de vacunas sino que cada uno de los hemisferios tenga sus dosis", ha recalcado.

Preguntado si se va demasiado deprisa en la desescalada, ha señalado que "conseguir el balance adecuado entre la preocupación sanitaria y la económica es un reto muy importante" y ha opinado que es responsabilidad de todos conseguirlo.

Sellés ha resaltado el papel de la industria farmacéutica española durante la pandemia para evitar desabastecimientos y garantizar que los 25 millones de pacientes que toman al menos un medicamento a diario no se quedaran si él, lo que no ha sido fácil "en un entorno de guerra comercial".

De cara a la reconstrucción económica de España tras la pandemia, Sellés ha considerado que seguir apoyando los sectores tradicionales no es suficiente, sino que, a su juicio, hay que apostar por sectores que están siendo el motor de las economías avanzadas, como el de la salud, la biomedicina o el farmacéutico.

En este sentido, ha considerado que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tiene una visión estratégica de medio y largo plazo "y entiende perfectamente el efecto dinamizador de nuestro sector".

"No se trata de elegir entre la España del turismo y la España de la ciencia, se trata de seguir apostando por la España del turismo pero acelerar la apuesta por el sector de la ciencia", ha precisado.

Respecto a la deslocalización de la fabricación de medicamentos, Sellés ha lamentado que se dependa tanto de China e India.

Por ello, Farmaindustria ha planteado a Sanidad trabajar en una estrategia de país para identificar una serie de medicamentos esenciales o estratégicos para fabricarlos en España "y buscar una fórmula que ayudara a las compañías a recuperar esta producción para nuestro país", lo que sería bueno también ante futuras emergencias sanitarias.

Respecto al convenio de Farmaindustria con el Gobierno, que obliga al sector a compensar al Estado si crece por encima del PIB, ha adelantado que van a devolver a las arcas públicas cerca de 400 millones de euros correspondientes a 2018 y 2019.

El Ministerio de Sanidad les ha trasladado su voluntad de trabajar en un nuevo convenio con nuevos criterios y la idea es que participen no solo las compañías que forman parte de Farmaindustria, sino todas, incluidas las de genéricos y biosimilares, ha dicho.

"Creo que es más que razonable que todos nos responsabilicemos con la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario", ha subrayado.