EFEMadrid

Miles de mujeres que se definen como feministas radicales han marchado este sábado por el centro de Madrid para reclamar la "abolición de la prostitución", parar y derogar "toda legislación que ampare el género como identidad" o que se garantice el derecho a ejercer la interrupción voluntaria del embarazo en la sanidad pública "en todo el territorio estatal".

Convocadas por la plataforma 'La fuerza de las mujeres es el futuro de todas', compuesta por diferentes asociaciones de feminismo radical -el que "va a la raíz"-, las manifestantes han llegado desde toda España y se han reunido en torno a 6.000, según la organización, que destaca que es la "primera macromanifestación de feministas radicales en España", y 2.000 según Delegación del Gobierno.

A lo largo del recorrido entre la fuente de Neptuno y la Puerta del Sol han pedido la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero -"Irene, escucha, nuestras hijas no quieren ser putas", "Irene, transita, hazte feminista"-, con especial ahínco cuando han parado frente a la sede de su departamento, y han coreado consigas como "el feminismo es abolicionista" o "ser mujer no es un sentimiento".

"La ley trans es misoginia", "las mujeres no tenemos pene", "las hormonas hacen daño, las patrocina el patriarcado", "no me lleves a la hoguera por quitarte la ceguera", “hermana, cuidado, el putero está a tu lado", "la infancia trans no existe, dejad a la infancia que sea libre", “el feminismo no vota traidores”, “gobierne quien gobierne el feminismo no se vende”, han sido otras proclamas, y también han adaptado la letra de la canción 'Bella Ciao' a sus reclamaciones y argumentario.

Después, ya en la Puerta del Sol, han hecho extensiva la petición de dimisión al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y han leído en diferentes idiomas un manifiesto -al que se han adherido en internet más de 2.000 organizaciones y personas- según el cual "estamos en un momento histórico decisivo debido a las nuevas agresiones con las que el Gobierno del Estado y, en concreto, el Ministerio de Igualdad, planean anular los derechos de las mujeres".

"Aún hoy, la impunidad de la violencia machista, la mercantilización, explotación y cosificación de las mujeres, las leyes de ‘identidad de género’, la intromisión de las religiones en la vida social, la feminización de la pobreza y de los cuidados y la falta de reconocimiento de las mujeres siguen siendo expresiones de nuestra opresión", han continuado leyendo.

Aludiendo al artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, "y, constando que, ante el avance de la lucha feminista, estamos sufriendo una reacción del patriarcado, emprendida por el Gobierno, los partidos políticos, los medios de comunicación y las instancias judiciales", han desgranado una serie de decisiones y exigencias de "las mujeres, como sujeto político del feminismo".

Así, entre otras reclamaciones han pedido una "legislación integral para la abolición de la prostitución, que ha de considerarse legalmente como violación pagada" o que se desarrollen legislaciones para la persecución y erradicación de la pornografía porque se trata de la "escuela de la violación".

También han terciado que "no vamos a permanecer impasibles ante la inacción del Gobierno para la prohibición de la explotación reproductiva de las mujeres y la compra de bebés", y han pedido que se acabe con las desigualdades en salud de las mujeres, con la violencia médica y obstétrica o poner fin "a la alianza criminal entre patriarcado y capital que feminiza los empleos más precarios".

"Decidimos que este país tiene la obligación de escuchar a la razón crítica del feminismo y parar y derogar toda legislación que ampare el género como identidad, borrando a las mujeres como sujeto político. Decidimos también que no se debe legislar sobre auto identificaciones subjetivas: hacerlo convierte en irrelevantes las políticas públicas para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Exigimos que los deseos individuales o sentimientos no prevalezcan sobre los derechos de las mujeres", han leído también.

Por último, han concluido con cinco advertencias: "no permitiremos que se sigan vulnerando nuestros derechos" y "no aceptaremos que se señale como delito de odio el pensamiento crítico feminista cuando denuncia fobias inexistentes".

"Oiréis nuestras voces en todos los espacios sociales y de participación política. No volveremos a votar a ningún partido que no luche por estos principios". "No toleraremos en las escuelas la introducción de teorías acientíficas que pretendan borrar el sexo a la vez que intensifiquen los estereotipos de género" y "lucharemos en la calle hasta que consigamos nuestros objetivos", han terminado los avisos.