EFEBruselas

Tras el suicidio, esta semana, de una niña de catorce años, el Gobierno de Flandes (norte de Bélgica) permitirá ingresar en centros juveniles a los menores de 12 años que hayan cometido una violación, confirmó a EFE un portavoz del ministerio de Justicia.

La ley de violencia juvenil ya permitía hasta ahora encerrar a los jóvenes de entre 12 y 16 años por "delitos graves", entre los que se encuentran también el homicidio involuntario, el asesinato o los actos de terrorismo.

El Gobierno flamenco planeaba ya reformar la normativa, con la idea inicial de incluir el delito de "violación con circunstancias agravantes", pero la versión definitiva de la ley castiga el delito de "violación" -en términos generales- después de que esta semana se conociese el suicidio de una niña de 14 años, en un caso que ha conmocionado a Bélgica.

Según contó a sus padres una de sus amigas, la niña decidió quitarse la vida después de ver en las redes sociales un video de su violación, en un suceso que ha dejado ya cinco detenidos, tres de ellos menores de edad.

"Una violación es un ataque a una vida, incluso cuando los menores lo hacen", dijo la ministra de Justicia flamenca Zuhal Demir.

La noticia llevó el miércoles al primer ministro belga, Alexander de Croo, ha participar en una marcha silenciosa en la ciudad flamenca de Gante, organizada en memoria de la víctima.

"No podemos aceptar que una niña esté tan angustiada, no encuentre ayuda y luego cometa un acto fatal. La violencia contra la mujer es otra pandemia. Es diario y no hay lugar para ello en nuestro país", dijo de Croo.

"Si las medidas que están hoy en vigor son insuficientes, entonces debemos tomar más medidas", añadió el primer ministro belga, si bien pidió esperar antes al resultado de la investigación.

Las penas impuestas por el Gobierno flamenco para los casos de delitos graves son de un máximo de dos años para los menores entre 12 y 14 años y de hasta un máximo de cinco para los jóvenes de entre 16 y 18.