EFEParís

Francia quiere que Alemania atenue el cierre casi total de su frontera con el departamento francés de Moselle por el coronavirus para que al menos los 16.000 trabajadores transfronterizos puedan cruzar cada día sin demasiadas trabas.

El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, dijo este domingo lamentar el anuncio de las autoridades alemanas de que van a exigir desde el martes una prueba PCR negativa con 24 horas de antelación a todos los que entren desde Moselle, incluidos los transfronterizos.

En una entrevista a la emisora "France Inter", Beaune indicó que están en discusiones con Berlín y que el objetivo es "atenuar esas medidas", decididas por la elevada tasa de incidencia en este departamento francés y que supondrían un cierre casi total de la frontera.

Una de las posibles concesiones que querrían conseguir es que en lugar de exigirles una PCR, los trabajadores transfronterizos franceses pudieran entrar en Alemania con un test de antígenos, que es mucho más rápido y fácil de realizar (aunque menos fiable). También que no se tuvieran que hacer pruebas todos los días.

El secretario de Estado insistió en que su "prioridad es defender los intereses de los trabajadores" y consideró que con el dispositivo de medidas que Alemania pretende aplicar a los que entren desde Moselle Berlín "va más allá" del marco establecido en la Unión Europea para la gestión de los desplazamientos entre países.

Alemania ya impone ese mismo tipo de restricciones anunciadas para Moselle a otras regiones de países vecinos que considera en situación de riesgo máximo por la incidencia de la covid.

Por otro lado, Beaune reiteró la posición francesa contraria a que un certificado de vacunación pueda servir de salvoconducto para viajar en el interior de la UE al menos antes de que todo el mundo pueda haberse vacunado.

El secretario de Estado lo justificó por razones éticas y jurídicas. En particular porque eso supondría una discriminación de las personas que todavía no hayan recibido una propuesta para ser inmunizadas. Una discriminación que afectaría sobre todo a los jóvenes, que en gran medida seguirán sin vacunar en verano.

"La vacunación -subrayó- no puede ser el salvoconducto para la apertura de la actividad" mientras no pueda cubrir a toda la población. Además, hizo notar que en este momento no se sabe de forma concluyente si las personas vacunadas no son susceptibles de contagiar el coronavirus.

El presidente francés, Emmanuel Macron, reclamó este jueves durante el Consejo Europeo "unidad y coordinación" en la UE para concertar la puesta en marcha de un certificado común de vacunación que a su parecer "no puede dar derechos específicos" a las personas vacunadas.

Según Macron, solo cuando las campañas de vacunación cubran a gran parte de la población esos certificados pueden "reorganizar la circulación" de los ciudadanos europeos "de forma más fluida".