EFEParís

El Gobierno francés intentó este lunes calmar la tensión creciente sobre el discutido proyecto legal para limitar la difusión de agentes de policía en acción con el anuncio de que se revisará el artículo más discutido, que llega tras violentos incidentes en las protestas organizadas en su contra.

El polémico artículo 24 de la Ley de Seguridad Global será redactado de nuevo por la Asamblea Nacional y el Senado, según anunciaron los dirigentes de los grupos parlamentarios de la mayoría presidencial en ambas cámaras.

"Vamos a proponer una nueva redacción completa del artículo 24", indicó este lunes a la prensa Christophe Castaner, presidente del grupo parlamentario LREM (mayoría presidencial) en la Cámara Baja.

La reciente aprobación de la ley en primera lectura en la Asamblea Nacional había provocado protestas de organizaciones de prensa y de derechos humanos, y las acciones en contra de esa medida degeneraron en incidentes violentos, como los ocurridos el pasado sábado en París.

El artículo 24 de la ley, que todavía debe ser aprobada por el Senado, penalizaba la difusión en redes sociales de imágenes de policías con intención de dañarles física o psicológicamente.

Castaner, que fue ministro del Interior hasta el pasado julio, anunció su reescritura en una comparecencia junto a responsables de grupos parlamentarios alineados con la mayoría en la Asamblea y el Senado.

"Sabemos que sigue habiendo dudas" sobre ese texto, afirmó el político, quien reconoció que "cuando hay incomprensión, hay que saber escuchar".

Aún así, insistió varias veces en que no se pretende limitar la libertad de prensa y de libre expresión de los ciudadanos, sino evitar que aparezcan en redes sociales imágenes de agentes con detalles personales y amenazas.

EN BUSCA DEL "EQUILIBRIO"

Castaner admitió que "el equilibrio" que se había buscado en la elaboración del texto "no ha sido percibido de forma unánime".

Su comparecencia tuvo lugar tras una reunión en el Elíseo entre el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro, Jean Castex, y varios miembros del Gobierno, entre ellos los titulares de Interior y Justicia, con los responsables de los grupos parlamentarios de la mayoría.

Macron había pedido al Ejecutivo que formulara "rápidamente" propuestas para "reafirmar el vínculo de confianza" entre el pueblo francés y quienes lo protegen, así como "luchar de forma más efectiva contra cualquier forma de discriminación", según un mensaje divulgado en redes sociales.

Sin embargo, el secretario general del sindicato de periodistas SNJ-CGT, Emmanuel Vire, mostró en declaraciones a Efe sus dudas acerca de que un nuevo texto pueda ser aprobado en el Senado, donde el Gobierno no tiene la mayoría, que está en manos de la derecha.

Vire consideró que el anuncio de hoy "es un símbolo del éxito" de las movilizaciones cada vez más crecientes por parte de los periodistas contra la Ley de Seguridad Global, pero recalcó que su organización quiere la eliminación completa del artículo 24 y de otros dos relativos a la vigilancia con drones y cámaras callejeras.

En cambio, los sindicatos policiales defienden que su colectivo requiere una mayor protección legal frente a agresiones cada vez más frecuentes en su contra.

PROTESTAS VIOLENTAS

Un total de 98 policías y gendarmes resultaron heridos de distinta consideración en los incidentes causados por grupos violentos minoritarios tras las protestas pacíficas convocadas el sábado pasado contra esta ley en las principales ciudades del país.

La mayor manifestación tuvo lugar en París, donde hubo también más de 40 detenidos.

La disputa sobre las grabaciones a agentes se intensificó la pasada semana tras divulgarse la brutal paliza que cuatro policías le dieron a un productor musical de raza negra en su estudio, tras haberle seguido para sancionarle por no llevar mascarilla.

Gracias a esas imágenes, las autoridades judiciales imputaron a los cuatro agentes y dos de ellos se encuentran en detención provisional.

En su actual redacción, el artículo 24 propone castigar con hasta un año de prisión y 45.000 euros de multa a quienes difundan imágenes o medios de identificación personal de agentes o militares en acción con la intención de atentar a su integridad física o psíquica.

Sindicatos de periodistas, asociaciones de editores de prensa y organizaciones de derechos humanos temen que resulte en mayores obstáculos para conocer o divulgar posibles abusos policiales.

El ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, insistió en una audiencia ante la Comisión de Leyes de la Asamblea nacional en que el objetivo gubernamental es evitar la difusión de imágenes por internet o redes sociales con comentarios "insultantes" o amenazadores hacia los agentes.

Darmanin también señaló que las cámaras de vigilancia callejera, una cuestión muy criticada en Francia por varios colectivos, se extenderán a escala nacional a partir del 1 de julio próximo.

Rafael Cañas