EFEMadrid

Con 12.272 nuevos positivos, la pandemia de covid sigue extendiéndose por España y azotando especialmente a Madrid, que acumula el 23 % de los nuevos casos, en medio del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Gobierno madrileño que discrepan sobre las medidas para controlar los contagios.

Este viernes, el Ministerio de Sanidad ha notificado 12.272 nuevos contagios de covid, 4.122 confirmados en las últimas 24 horas, con lo que la cifra total se eleva a 716.481 y la de muertos a 31.232, 114 más que el jueves y 475 nuevos decesos en los últimos 7 días.

Según han informado a Sanidad las comunidades, Madrid está a la cabeza de los contagios, ya que con 2.941 más, 1.001 confirmados en las últimas 24 horas, eleva su cifra total de infectados a 213.709; mientras que Aragón se sitúa en segundo puesto en nuevos casos, con 433, y Andalucía, en el tercero, con 381

También es la comunidad que ha notificado más fallecidos en los últimos 7 días, con 159, y la que registra mayor presión asistencial, uno de los indicadores fundamentales de la pandemia, con un 25,4 % de las camas de los hospitales ocupadas por enfermos de covid, frente al 8,1 % de la media nacional.

A pesar de estos datos, la Comunidad de Madrid no ha anunciado este viernes medidas más drásticas, como cerrar al completo la capital como reclama el Ministerio de Sanidad, porque está a la espera de conocer los resultados del confinamiento perimetral de 37 zonas desde el pasado lunes y cuestiona el uso de la incidencia acumulada como el único indicador para adoptar limitaciones.

Según el viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan COVID-19, Antonio Zapatero, en los últimos cuatro días “no ha pasado nada” que obligue a endurecer aún más las restricciones. Por ello, solo ha comunicado que ocho nuevas zonas básicas de salud se unen a las 37 que ya tienen su movilidad restringida, con vecinos que solo pueden salir para acudir al trabajo, al médico o a centros educativos, entre otros motivos.

Coincidiendo con la rueda de prensa de Zapatero, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado desde Moncloa que había recomendado al Gobierno madrileño ampliar las restricciones de movilidad a toda la ciudad de Madrid y a aquellos municipios que superen los 500 casos por 100.000 habitantes.

También ha abogado por extender otras medidas a toda la comunidad, como la prohibición del consumo en barra en bares y cafeterías o la ocupación al 50 por ciento de las terrazas.

Ante esta polémica, el Colegio de Médicos de Madrid, ha reclamado que las decisiones sobre nuevas medidas para frenar la pandemia se tomen siguiendo "las recomendaciones de los expertos" y en base a criterios "epidemiológicos, clínicos y científicos".

Con el fin de detectar con mayor rapidez el número de positivos, las comunidades están haciendo acopio de test de antígenos, mientras que Andalucía se ha unido a la petición de Madrid para poder contratar médicos extracomunitarios porque "no hay" y "no existen en la bolsa de la comunidad más profesionales sanitarios".

La Junta ha asegurado que está tomando "medidas restrictivas" con aforos "muy limitados", lo que supone "un problema serio económico", y planes de contingencia para el futuro, preparando ya el "plan 4.500", para "tener camas y profesionales en el caso hipotético de llegar a esas hospitalizaciones", según ha explicado el presidente Juan Manuel Moreno en una entrevista en Telecinco.

Entretanto, las autoridades gallegas estudian medidas específicas ante el brote detectado en las instalaciones que la empresa Avícola de Galicia tiene en el municipio pontevedrés de Cambados y que afecta casi a un centenar de personas.

En Castilla y León, los más 35.000 habitantes del municipio burgalés de Miranda de Ebro permanecerán confinado durante las próximas dos semanas por el incremento de los contagios de la covid-19, algo que ya ocurrió en la misma ciudad al inicio de la pandemia.

También verán limitados sus movimientos los de la comarca pirenaica de La Cerdanya, una de las que tiene mayor riesgo de rebrote en Cataluña, mientras que en Reus (Tarragona) las medidas restrictivas de aforos, horarios y actividades para contener la propagación de la covid han sido prorrogadas este viernes durante una semana más.

Sin embargo, los 23.000 vecinos de varios barrios de Palma, que habían sido confinados el 11 de septiembre por la alta incidencia de virus en estas zonas, podrán volver a salir aunque no se desplacen para actividades esenciales.